Levantan llamado a protesta Licey

Levantan llamado a protesta Licey

POR SANTIAGO GONZALEZ
SANTIAGO.-
La Coordinadora de Organizaciones Populares del Municipio de Licey levantó ayer tarde la protesta que había convocado por 48 horas, en demanda de una serie de obras comunitarias y en contra de la política económica del gobierno.

La decisión fue tomada luego de un encuentro entre sus dirigentes con autoridades de las provincias de Moca y de esta provincia, quienes prometieron atender varias de las demandas de la comunidad.

En la reunión de más de dos horas, las autoridades se comprometieron a darle continuación a los trabajos en la carretera de La Reyna y asfaltarla en ocho días.

De igual manera, prometieron reparar 30 kilómetros de caminos vecinales en diversos parajes del municipio, hacer un levantamiento de la localidad de Uveral y un estudio sobre el Puente de Higüerito.

Además, una comisión evaluará una escuela de tres aulas en la comunidad de Licey Abajo, cuyos trabajos están paralizados desde hace varios años.

Las autoridades se comprometieron también con las comunidades en huelga, a liberar a todos los detenidos durante incidentes ayer.

La reunión fue realizada en el Club Dos de Mayo, en Canca la Reyna y estuvieron presentes el gobernador de la provincia Espaillat, Guarocuya Cabral, el general de la Policía, Francisco Pérez Vásquez y el subsecretario de Obras Publicas, ingeniero Porfirio Brito.

Además, participó una comisión del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) que lo representaba Fernando Alba y los empresarios de Licey, Ambiorix Cabrera y Fernando Rosario.

Por los comunitarios hablaron Víctor Bretón, David Polanco y Basilio Rojas, quienes anunciaron el compás de espera ante las nuevas promesas de solución a las demandas.

El paro fue convocado por 48 horas contra la eliminación del subsidio del gas propano, la rehabilitación de tramos carreteros y la terminación de un templo católico.

En las primeras horas de protesta no se produjeron enfrentamientos, mientras dirigentes comunitarios denunciaban una amplia persecución policiaco-militar contra los convocantes del paro.

Durante la reunión, Bretón destacó el espíritu de conciliación y actitud de dialogo de la Coordinadora de Organizaciones Populares.