Leonel insiste en la reforma

Leonel insiste en la reforma

POR LEONORA RAMÍREZ S.
Cada vez que las circunstancias se lo permiten, el presidente Leonel Fernández pone en el tapete la necesidad de reformar la Constitución desde una perspectiva que dé mayores garantías a los ciudadanos, que promueva el fortalecimiento democrático, que aumente las atribuciones de la Suprema Corte de Justicia, pero «sin caer en la grosería de sólo discutir el tema de la reelección presidencial», según sus propias palabras.

El pasado miércoles 15 el mandatario se refirió por última vez al tema, al destacar en el seminario internacional Visión y Análisis Comparativo de Reformas Constitucionales en Hispanoamérica, que una nueva enmienda constitucional debe darle más independencia al ministerio público y facultades a la Suprema Corte de darle nulidad a algún decreto, establezca el plebiscito y el referendo revocatorio.

«Aunque sea nuestra reforma número 40, creo que vale la pena de que seriamente nos aboquemos mediante un consenso de todos los partidos políticos, del sector privado, de la sociedad civil, de los académicos para que empezando el siglo XXI en la República Dominicana podamos tener una Constitución que se corresponda con una reforma integral del Estado Dominicano, que nos permita decir que tenemos un Estado democrático liberal, de derecho, que se corresponde con nuestras aspiraciones de progreso, bienestar, democracia, libertad y de justicia social» manifestó.

Pero el aspecto constitucional aflora en los discursos del Presidente desde antes de él asumir el poder, el 16 de agosto del 2004, pues el 29 de abril de ese año, en plena campaña electoral, abogó por una reforma seria que garantice la modernización del país.

En ese sentido, cuestionó que la última modificación tuviera el único objetivo de incluir la reelección presidencial, «eso fue un irrespeto a los ciudadanos, creo que en el país no debe repetirse la experiencia de que los gobernantes modifiquen la Carta Magna solamente para satisfacer apetencias personales».

La última reforma constitucional se hizo el 25 de julio del 2002, durante el mandato del ex presidente Hipólito Mejía, y a pesar de que la sociedad civil presentó un anteproyecto integral, los congresistas reintrodujeron la reelección para favorecer al entonces presidente que posteriormente perdió los comicios.

Los cambios hechos a la Constitución en 1994, para solucionar la crisis política que generó el fraude cometido por el ex presidente Joaquín Balaguer, en contra de José Francisco Peña Gómez, candidato presidencial del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), incluían la eliminación de la repostulación.

AÚN NO SOMETE PROYECTO

En su toma de posesión, el 16 de agosto del 2004, Fernández proclamó ante la Asamblea Nacional que es imprescindible una modificación de la Carta Magna para que se afiancen las garantías individuales, y se incorporen los derechos sociales, económicos y culturales.

«Es de vital importancia la promulgación de una ley de participación social e iniciar el desarrollo de una política criminal que tienda a garantizar la seguridad y la paz ciudadanas, sin tocar los derechos individuales y respetando el estado de derecho.

«Hay que continuar el proceso de reforma y modernización del Estado, fortalecer el sistema judicial, reforzar el sistema carcelario, y profesionalizar el Ministerio Público».

Pero el mandatario, ni en su primer período gubernamental (1996-2000) ni en el transcurso de este, ha sometido al Congreso Nacional un proyecto de reforma constitucional que contenga los predicamentos de su discurso.

Se tiene la percepción de que Fernández podría tomar la iniciativa esta vez. Quizás lo confirman las declaraciones que dio el seis de septiembre del 2004 Carlos Dore Cabral, director de la Unidad de Análisis y Estrategias de la Presidencia, en el sentido de que ya estaría en marcha una propuesta de esa naturaleza.

En una entrevista concedida a El Caribe expresó que «el proyecto de reforma constitucional ya está en marcha, y el anunciado Consejo Económico puede constituir la plataforma de diálogo para su confección».

Durante una visita que Andrés Bautista García, presidente del Senado, hizo al Presidente Fernández el tres de septiembre del pasado año, este le planteó su interés de que se realicen estudios que propicien una reforma amplia de la Constitución, según el legislador del PRD.

El 6 de noviembre del mismo año Fernández aprobó la propuesta de un cambio constitucional que avale mayor democracia y pluralismo en la sociedad, y revalorice los derechos y deberes ciudadanos.

En ese periplo discursivo sobre lo constitucional, el tres de diciembre le planteó a los sectores empresariales que inicien un debate público sobre el tema en cuestión, «pero que no se limite al vulgar tema de la reelección presidencial. El objetivo es corregir las ambigüedades y establecer delimitaciones de los roles que deben desempeñar los diversos poderes del Estado».

Sus proclamas se extendieron hasta Chicago, Estados Unidos, donde el 4 de marzo del 2005 expresó que una nueva modificación constitucional debería permitir que los dominicanos residentes en el exterior tengan representación congresional y municipal.

«Por años el país ha vivido de espaldas a la realidad del 10% de los dominicanos que residen en el exterior, especialmente en Estados Unidos, y de alguna manera estos deben ser integrados a un plan nacional de desarrollo».

LAS REFORMAS (NOTA COMPLEMENTARIA)

La primera Constitución dominicana data del de noviembre de 1844 y ha tenido en el transcurso de 160 años 32 modificaciones. En 1854, 1858, 1865, 1866, 1868, 1872, 1874, 1875, 1887, 1878, 1879, 1881 y 1887.

Igualmente en 1907, 1908, 1924, 1927, 1929, 1929, 1934, 1947, 1955, 1959, 1960, 1961, 1962, 1963, 1965, 1966, 1994, 2002.