Leonel dice EU trata imponer modelo nacionalidad

Leonel dice EU trata imponer modelo nacionalidad

POR MANUEL JIMÉNEZ
El presidente Leonel Fernández dijo ayer que Estados Unidos pretende imponer su política de nacionalidad al resto de los países y advirtió que en este tema República Dominicana debe definir un mecanismo constitucional que vaya más allá del ju solis.

“Estados Unidos tiene una (política de nacionalidad), pero ellos tratan de imponer la suya a los demás, pero eso no es correcto”, dijo Fernández en respuesta a preguntas en torno a la manera de encarar el conflicto migratorio haitiano.

El gobernante dijo también que le gustaría entender “la causa, el motivo oculto” de la campaña internacional contra el país, especialmente en Europa, “porque el problema de Haití no es los haitianos en República Dominicana, es de los haitianos en Haití”.

La campaña, además de denunciar supuestos maltratos y violaciones a los derechos de los haitianos residentes en el país, se basa también en la negativa de las autoridades a otorgar la nacionalidad a los hijos de estos extranjeros nacidos en el territorio nacional.

Fernández reconoció que en Estados Unidos por el simple hecho de una criatura haber nacido en su territorio, aun sea de padres extranjeros ilegales, adquiere la nacionalidad.

“Pero ese no tiene que ser el criterio legal de República Dominicana. No tenemos por qué asumir esa doctrina”, dijo Fernández al comparecer ayer como invitado del almuerzo semanal de los medios de comunicación del Grupo Corripio.

Recordó que no existe una doctrina universal sobre nacionalidad  que sea aceptada por todo el mundo y destacó que en Alemania, Japón o Inglaterra no se otorga la nacionalidad a hijos de extranjeros por el solo hecho de haber nacido en su territorio.

“Entonces aquí se nos quiere hacer creer que si una persona nace en el territorio dominicano, el ju soli va a ser suficiente para que sea dominicano y yo pienso que eso es perjudicial al mediano y largo plazo para la República Dominicana”, dijo Fernández.

Dijo que tal cosa sería “una fuente de reproducción de uno de los más grave problema del mundo contemporáneo, el problema del nacionalismo”.

Fernández entiende que República Dominicana necesita tener una postura respecto a este tema y consideró que el derecho al ju soli vigente en la Constitución no es suficiente por si solo para resolver el problema y por eso ha propuesto que en la reforma pendiente a la Carta Magna se le agregue el “ju domicilis”, o sea el de residente legal.

O sea, entiende el gobernante, que debe establecerse un plazo de residencia legal en el país de cinco o diez años, si se quiere, y que a partir de que el niño nazca en ese lapso podría considerarse ciudadano dominicano.

Fernández reconoció que en estos momentos se repite el viejo drama del cuestionamiento a la presencia haitiana en República Dominicana con la puesta en marcha de una campaña internacional contra el país que lo que hace es desplazar la esencia del tema haitiano. “Es como si nosotros fuésemos responsables del tema haitiano y resulta que República Dominicana no es responsable del drama haitiano”.

Dijo que los haitianos emigran a República Dominicana por las mismas causas que lo hacen los dominicanos a los Estados Unidos, en busca de mejores condiciones de vida.

El gobernante dijo que hoy en día la situación de los bateyes azucareros ha cambiado radicalmente por la misma situación vivida por la industria azucarera y que la fuerza laboral haitiana en realidad se ha movido hacia el sector de la construcción.

“Sin embargo, dijo, persiste la presentación de una imagen de una República Dominicana opresora, de una República Dominicana que desconoce e irrespeta los derechos de los haitianos y yo pienso que se trata de una campaña contra República Dominicana”, expreso Fernández.

Dijo que la comunidad internacional debe saber que no debe eludir su responsabilidad en el problema haitiano y proveer los recursos y la cooperación que necesita ese país. “No puede eludir su responsabilidad pretendiendo que República Dominicana es la causante del problema haitiano”, recalcó el gobernante.

Con respecto a las repatriaciones, Fernández dijo que estas se practican todos los días, pero que ha advertido a sus funcionarios para que se realicen sin atropellos ni violentando los derechos humanos de esos extranjeros.

Dijo que Haití, con cuyo gobierno República Dominicana “mantiene excelentes relaciones”, no puede protestar por estas repatriaciones porque se hacen bajo un derecho soberano de este país.

Fernández dijo que desde hace años se está trabajando para la aplicación de un censo de la presencia extranjera en República Dominicana, no solamente de la haitiana, para determinar la legalidad de su estancia.

“Sobre esa base, entonces, el que se encuentre ilegalmente en la República Dominicana será repatriado”, advirtió el presidente Fernández.