Lecciones del fracaso de Marranzini

Lecciones del fracaso de Marranzini

El paso del licenciado Celso Marranzini por la vicepresidencia ejecutiva de la CDEEE deja toda una experiencia digna de analizar desde el punto de vista de los políticos, empresarios y comunicadores.

La clase política dominicana, especialmente aquellos que apostaron a Marranzini, han recibido una lección, que de seguro les servirá para el futuro, pues ya se le agotó el tiempo presente para reivindicarse y es que el pueblo soberano delega la administración pública en estructuras políticas la responsabilidad de resolver sus principales problemas.

 Aunque la actual administración de la CDEEE cargará con la mancha indeleble que representa haberle mentido a la nación respecto a la realidad del sector eléctrico y su incapacidad gerencial para resolver esa problemática, la responsabilidad histórica frente al ciudadano dominicano ha de recaer en los depositarios de la confianza popular en los procesos electorales.

Por su lado, el sector empresarial compromisario de esta gestión del sector eléctrico ya sabe que no deberá poner en juego todo su crédito apoyando personalidades simplemente sobre la base de afectos individuales, pues lamentablemente quienes promovieron a Marranzini desde el empresariado, hoy son también responsables de la situación generada por su accionar en la CDEEE. Peor aún, ese hecho descalifica a muchos de ellos hasta para ser escuchados al hablar del tema electricidad en República Dominicana.