LeBron arruina regreso de Kobe con los Lakers

LeBron arruina regreso de Kobe con los Lakers

Cavaliers 103, Lakers 89
CLEVELAND (AP).-
LeBron James anotó 21 de sus 25 puntos en la segunda mitad, y Zydrunas Ilgauskas agregó 30 puntos, para que los Cleveland Cavaliers vencieran ayer, 103-89, a Los Angeles Lakers, arruinando el regreso a la cancha de Kobe Bryant.

James repartió nueve asistencias y tuvo ocho rebotes para los Cavaliers, que se vengaron así de una derrota el 13 de enero en Los Angeles, en la que los Lakers ganaron pese a perder a Bryant a inicios del partido a causa de una lesión.

Bryant, que apenas hace unos días se pensaba no regresaría a la acción hasta después del Juego de Estrellas, finalizó con 26 puntos en 41 minutos.

Los Lakers no encontraron forma de frenar a Ilgauskas, que acertó 11 de 13 tiros al aro y atrapó 11 rebotes. Jeff McInnis tuvo 11 puntos y nueve rebotes y Drew Gooden tuvo 12 puntos, 10 rebotes y cuatro tapones.

Lamar Odom tuvo 19 puntos y nueve rebotes por Los Angeles.

HEAT 96, SPURS 92

MIAMI (AP).- Dwyane Wade encestó 13 de sus 28 puntos en el cuarto período, incluyendo un crucial canasto en los segundos finales, y Miami Heat venció ayer, 96-92, a San Antonio, su primera victoria sobre los Spurs en más de tres años.

Wade, que por una lesión no actuó en una derrota en San Antonio a comienzos de la temporada, sólo tenía efectividad de 37% en tiros de campo en los últimos cuatro partidos de los Heat y había metido siete de sus 19 disparos en el período final contra los Spurs.

Pero se creció en la hora decisiva, encestando cinco de sus últimos siete, aparte que añadió seis asistencias y recuperó cinco rebotes. Miami estiró a seis su racha de victorias.

Shaquille O»Neal añadió 27 puntos y siete rebotes para Miami. Eddie Jones añadió 12 puntos pese a jugar con el dedo índice de la mano izquierda fracturado.

Manu Ginóbili fue el máximo anotador con 24 puntos para San Antonio, Tony Parker 22 y Tim Duncan tuvo 20 y nueve rebotes. Pero los Spurs apenas registraron 39.2% de efectividad en tiros de campo frente al 52.2 del Heat.

El partido vino a ser una especie de final adelantada del campeonato de la NBA, al enfrentar a los líderes de ambas conferencias. San Antonio tiene la mejor marca de la liga con 40-12, mientras que Miami manda en el Este con su foja de 39-14.

Pero el partido se definió recién los últimos instantes.

Miami apenas acertó acaso un tiro a lo largo de seis minutos en el último cuarto, pero se mantuvo en la pelea, ya que San Antonio alcanzó escaparse por un máximo de dos puntos.

Los Heat se apoderó de la ventaja en forma definitiva cuando Damon Jones anotó un triple a casi tres minutos del final, poniendo el marcador 87-85.

El partido se jugó ante casa llena y entre los espectadores estuvo el ex centro de Miami, Alonzo Mourning, que acaba de despedirse de Toronto Raptors y se habla que en cualquier momento firmaría con Miami.

BULLS 87, WOLVES 83

MINNEAPOLIS (AP).- Ben Gordon anotó 21 puntos y recuperó ocho rebotes paa llevar ayer a Chicago Bulls a arruinar el primer partido de Kevin McHale como entrenador de los Minnesota Timberwolves al vencerlos 87-83.

Eddy Curry encestó 17 puntos y Kirk Hinrich agregó 15 para los Bulls, cuya ofensiva de 20-2 entre el primero y segundo períodos fue lo que marcó la diferencia. Por los Bulls, el argentino Andrés Nocioni jugó 15 minutos y anotó dos de cinco tiros a la canasta para cuatro puntos, recuperó cuatro rebotes y tuvo dos asistencias. Latrell Sprewell encestó 26 puntos para los Timberwolves, que han perdido ocho de sus últimos nueve partidos. Kevin Garnett contribuyo con 23 puntos y 14 rebotes, pero falló tres lanzamientos a la canasta en el último minuto.

McHale, que despidió a su viejo amigo Flip Saunders el sábado, se ubicó como entrenador por primera vez desde que pusiera fin a su carrera que lo llevó al Salón de La Fama con Boston Celtics en 1993.

McHale, quien es el vicepresidente de operaciones de baloncesto de Minnesota y que estaba harto con los problemas que enfrentaban los Timberwolves, se hizo cargo del equipo en un esfuerzo de reanimar a uno de los conjuntos más decepcionantes de la liga.