Las nuevas siete  maravillas

Las nuevas siete  maravillas

LISBOA,  (EFE).- Más de 160 canales de televisión retransmitirán desde Lisboa el próximo 7 de julio la ceremonia de la declaración universal de las «Siete nuevas maravillas del mundo».

   Manuel Vaz, presidente de Realizar, la empresa que organizará el acto en un estadio de la capital portuguesa, explicó ayer a los periodistas que cuenta con un presupuesto de 12 millones de euros, una cifra que consideró pequeña en comparación con otros grandes eventos, como la apertura de unos juegos olímpicos.

   En el espectáculo, que tendrá lugar en el estadio de La Luz, se presentarán los siete «nuevos iconos» del mundo moderno, escogidos entre 21 finalistas por votación popular a través de Internet y de mensajes telefónicos.

   Vaz recordó que entre los monumentos aspirantes se encuentran la ciudadela inca de Machu Picchu (Perú), la pirámide de Chichen Itza (México), el Cristo Redentor (Brasil) o la Alhambra de Granada (España).

   La ceremonia durará cerca de noventa minutos y el encargado de formalizar las distinciones será el español Federico Mayor Zaragoza, ex director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

    En la presentación participarán, entre otros artistas, el tenor José Carreras, el bailarín Joaquín Cortés y la cantante de soul Chaka Khan, junto a personajes famosos como la ex Miss Mundo Aishwarya Rai, el futbolista Cristiano Ronaldo, el ex secretario de la ONU Kofi Annan y el astronauta Neil Armstrong.

   Vaz subrayó que el 50 por ciento de los derechos de transmisión serán destinados a la reconstrucción de los Budas de Bamiyan de Afganistán, del siglo IV después de Cristo, destruidos por los talibanes en marzo de 2001, y a un adecuado registro histórico de las siete maravillas.

   Recordó que durante su visita a algunas de los 21 lugares finalistas pudo constatar el interés de las autoridades locales por el proyecto, al entender que se trata de una iniciativa que ayudará a incrementar el turismo.    Vaz explicó que en el caso de Machu Picchu las autoridades peruanas llevan a cabo una decidida campaña entre los empleados del sector turístico para que conciencien a los visitantes de la importancia de sus votos.

   La razón por la que Lisboa acogerá la ceremonia, reconoció que la capital portuguesa se vio favorecida por no contar en su territorio con  participante.