Las alianzas

Las alianzas

POR JOSÉ LOIS MALKÚN
Con respecto a la alianzas del PLD con otros partidos, ¿Quién le daría más votos, el licenciado Hatuey De Camps o el doctor Vincho Castillo? Hatuey, con un ligero margen. ¿Quién tiene más ambiciones políticas y crea más temores dentro del PLD? Hatuey por amplio margen. ¿Quién es más leal y solidario al pensamiento peledeísta? Definitivamente Vincho. ¿Quién estaría la frente ante cualquier crisis que se le arme al Gobierno? Vincho, sin pensarlo.

¿Quién le sale más barato? Vincho, con creces. ¿Quién es peor enemigo en la oposición? Vincho, por una milla. ¿Quién jala más gente temerosa de que lo pateen por donde le duele? Vincho, por dos millas. Entonces la decisión del PLD fue correcta porque, en cualquier caso, los votos que ambos individualmente aportan son irrelevantes.

Pero a veces en política lo correcto no es lo ideal. Y lo ideal hubiera sido que los dos se aliaran al PLD y así el número de votos tendría significado. Además, los tres juntos ganan más que divididos. El problema es que ambas figuras son legendariamente conflictivas y confrontativas y no dudan en coger un micrófono y crearle una crisis al mismo Gobierno si algo no les agrada. Por lo tanto, es muy difícil que los dos se entiendan en una misma organización política. Pero aquí se han dado cosas mucho más increíbles cuando de política se trata.

¿Con quién el PRSC, como partido, obtiene más beneficio en una alianza? En el corto plazo con el PLD y con el PRD, a mediano y largo plazo porque el partido de oposición que hace alianza con el partido que esta en el poder, se lo lleva el mismísimo diablo antes de que amanezca. ¿A ciertos dirigentes del PRSC les conviene más aliarse con el PRD o el PLD? Depende de los problemas personales que quiere resolver. Los de corto plazo, con el PLD y los de mediano plazo, confían más en sus propias opciones o con lo que pueda llegar al poder en el 2008. ¿Y con respecto a los dirigentes del PRD? Sus problemas no tienen solución a corto plazo, por lo tanto apuestan todo al mediano plazo. ¿Quién gana con la alianza PRD-PRSC? Por definición, el que tiene menos votos, o sea el PRSC y más si obtiene una tajada grande del pastel. ¿Qué gana el PRD? Asegúrese al menos un 50% del Senado, que es tan bueno como tener 90%, tal como sucede ahora. Y por supuesto, algunos sindicaturas importantes ya que es mejor tener un síndico seguro en la capital que 20 síndicos en Municipios que solo aparecen en la prensa cuando matan a alguien. Aquí, ambos partidos ganan mucho más que si van cada uno por su lado.

¿Le conviene a la democracia estas alianzas? No le importa un carajo porque no hay nada nuevo en el panorama. ¿Y al pueblo? Tampoco le importa, excepto por los chismes y líos que se arman, que entretienen en estos momentos de crisis. ¿Y a los aspirantes a cargos electivos? Si tienen oportunidades de ganar, aseguran su triunfo y si no la tienen, saben de antemano con quien cabildear para conseguir lo suyo. ¿Y a los políticos desprestigiados? Bombardean las alianzas si alguien esta dispuesto a pagar por ello? ¿Y a los medios? Más que a nadie porque tienen de que escribir y hablar. ¿Y a los empresarios? Les conviene cualquier cosa porque se las arreglan con tres, con dos o con uno. ¿Y a la Iglesia? Supongo que le conviene porque juntan el rebaño. Finalmente, ¿Las alianzas de hoy tienen importancia para el 2008? Depende de la profundidad de la crisis que enfrentemos en los próximos dos años. Si es tan grave y afecta la gobernabilidad, todos pierden con o sin alianzas.

Una cosa es cierta. Mientras más duren las negociaciones para las alianzas, más publicidad gratis consiguen los partidos que están envueltos en este proceso. Por eso, lean las noticias al revés cuando de alianza se trate. Por ejemplo, cuan vean un titular con los siguiente: “Alianza PRD-PRSC en peligro de romperse”, apueste a que están cerca de llegar a un acuerdo definitivo. Cuando lean “Alianza PRD-PRSC en camino a concretarse en los próximos días” Lean que “la vaina de las alianzas entre estos dos partidos va de mala en peor”. Si lee “PLD no alcanza acuerdo con Hatuey” lean “Ambos siguen negociando en secreto para lograr consenso y convencer a Vincho”. Por lo tanto, no duden que el capítulo de la alianza Hatuey y PLD se abra nuevamente en cualquier momento.

Y quiero terminar con un ¡Alerta! Que estas alianzas no nos entretengan de los problemas que puedan surgir en la Junta Central Electoral para las elecciones de mayo del 2006. Por ejemplo, mantengamos los ojos abiertos ante la situación financiera de la JCE. Evitemos una crisis electoral de última hora por este u otros inconvenientes “técnicos”. Ojo con eso de cambiar las reglas de juego días antes de las elecciones para confundir a todo el mundo cuando emita su voto. Es ahí donde debemos concentrar nuestra atención en los próximos meses para que no haya sorpresas desagradables y de graves consecuencias. Las alianzas no significan nada ante la importancia de que el proceso electoral se realice sin traumas.