La UASD subversiva

La UASD subversiva

Pedro René Mejía Almonte

Anarquismo, es la filosofía política y social que llama a la oposición y eliminación del Estado, entendido como gobierno y por ende de toda autoridad, jerarquía o control que se imponga al individuo, por considerarlas innecesarias. Sébastien Faure, dijo: “Cualquiera que niegue la autoridad y luche contra ella es un anarquista”. El anarquismo se centra generalmente en los individuos y en la crítica de su relación con la sociedad.

La palabra anarquía deriva del griego (anarkhia), está compuesta del prefijo (an) que significa “sin”, y de la raíz arkhê que significa “poder” o “mandato”. La etimología del término designa de una manera general, aquello desprovisto de principio director y de origen. Se traduciría como ausencia de norma, ausencia de autoridad o ausencia de gobierno.

Si bien es cierto que el desarrollo formal del anarquismo como movimiento e ideología política, social, económica y filosófica data del siglo XIX, la base de las ideas anarquistas está presente en todos los períodos de la historia.

Los pensamientos, reflexiones e ideas anarquistas más antiguas de que se tiene constancia, proceden del filósofo chino Lao Tsé, opuesto al estado y a la autoridad religiosa o de cualquier otra índole. En la antigua Grecia encontramos a Zenón de Citio que propugnó una comunidad libre de gobierno. En el marco del reformismo religioso y social del siglo XVI en Europa, se presenta la primera obra literaria de una ideal sociedad igualitaria, es la Utopía de Tomás Moro en el año 1516.

La anarquía se impregnó hace tiempo en algunos grupos de pseudoestudiantes uasdianos y aún en nuestros tiempos todavía cohabitan con los verdaderos estudiantes, que llenos de esperanza y sueños están convencidos de que la única manera de progresar es mediante el conocimiento.

Estos grupos subversivos, están al servicio de los partidos políticos de todos los colores, cumpliendo un único propósito: llevar la lucha política al ruedo estudiantil. Recientemente se vivió un incidente vergonzoso que nos debe llenar de tristeza y estimular para repensarnos como sociedad, nunca será posible el progreso como país si no hay orden.

Desde la anarquía nunca se obtendrán resultados positivos en pos de lo que se espera, estos grupos del desorden, títeres de políticos con menos escrúpulos que ellos, deben ser extirpados de esa casa de estudios, y los titiriteros sometidos a la justicia, ya con las pruebas en las manos ser llamados por su nombre.

¡Mientras exista esa UASD subversiva, sin orden, nunca progresará!