La RD debe buscar una solución  a los incidentes contra los haitianos

La RD debe buscar una solución  a los incidentes contra los haitianos

Gonzalo Vargas Llosa vino hace exactamente un año al país  como jefe de Misión del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) para supervisar y colaborar en todo lo relativo al entonces recién acaecido terremoto en  Haití.

Al evaluar lo que fue la operación de emergencia, considera que el país es un gran ejemplo para  otros países en términos de respuesta. ¿La razón? La rápida movilización hasta la zona del desastre, la gran cantidad de ayuda dentro del territorio haitiano y haberle abierto las fronteras a varios miles de afectados por el terremoto – sobre todo mujeres y niños – “gracias a esa acción del pueblo dominicano se salvaron miles de vidas”.

El tercer hijo de Mario Vargas Llosa, Gonzalo, ha dedicado los mejores años de su vida al servicio humanitario, sirviendo por más de dos décadas a la Organización de las Naciones Unidas en distintas guerras y desastres naturales en Pakistán, la ex Yugoslavia, Sudán, entre otras.

Recuerdos. Gonzalo todavía recuerda ese 19 de enero del 2010 en que arribó al país e inmediatamente se dirigió a la frontera, por Jimaní. “Era impresionante ver como el pueblo entero se convirtió en un hospital, atendiendo a las miles de víctimas haitianas, en un despliegue de solidaridad muy emocionante”. Lo mismo pasó en Santo Domingo, donde centros de atención como el  Darío Contreras “estaban copados de haitianos”.

También le impresionó “como se movilizó toda la sociedad civil, no solo las iglesias y las ONG, quienes habilitaron albergues o simplemente abrieron las puertas de sus casas para acoger a haitianos. Ahí está el caso del artista Rubby Pérez. Creo que la comunidad internacional no  debe olvidar el rol clave para salvar vidas que jugó la República Dominicana”.

Durante la entrevista, no podían pasarse por alto los últimos hechos ocurridos en el país. Y es  que ellos han llamado la atención de la sociedad y de los medios locales y del extranjero.  Gonzalo, por supuesto, también habló sobre ello.

“Creo que es muy preocupante ver algunas de estas situaciones que se han venido dando en lugares como Santiago, donde tanto juntas de vecinos como individuos han estado tomando la justicia en sus propias manos, amenazando a haitianos indocumentados con expulsarlos de sus barrios”.

Vargas Llosa entiende que, si estas juntas vecinales están preocupadas por ejemplo por el tema de la criminalidad o por el cólera,  deben buscar otras soluciones, legales y civilizadas, para combatir estos males. “Y además, creo que es muy injusto culpar a los haitianos por todos los problemas que existen en este país”.

“Yo creo que evidentemente estas acciones aisladas no reflejan el espíritu generoso del pueblo dominicano”, agrega de manera convincente.

Las claves

1. Incidente en Barahona

 Al hablar acerca del incidente que tuvo lugar en Barahona, en   el que un niño de tres años perdió la vida en una casa incendiada por un dominicano, Vargas Llosa dijo que es “el más deplorable de todos los hechos acontecidos hasta ahora. Es algo que hay que controlar, no se puede permitir que este tipo de incidentes se expanda”.

2.  ¿Qué hacer?

La respuesta es simple: el mensaje ha de ser claro. “Que las autoridades envíen un mensaje claro y contundente de rechazo, como lo hizo el canciller  Morales Troncoso a raíz de los hechos en Barahona”.

3.  Un papel clave

La República Dominicana jugó un papel clave para salvar vidas durante el terremoto. Ahora corresponde buscar solución a otros problemas, como el del cólera.

4.  Igual que su padre

A muchos les puede  llamar la atención que Gonzalo Vargas Llosa lleve los mismos apellidos de su padre.    Esto, sin embargo, no es antojadizo: su madre se llama Patricia Llosa, por lo que son los que le corresponden.