La pantera rosa

La pantera rosa

COSETTE ALVAREZ
Estamos  viendo en vivo la telenovela “El color del pecado”, que cuenta las desventuras del morado contra el rosado, tono pastel del rojo mezclado con blanco. Teniendo el morado un punto estrellado amarillo, ha querido atraer hacia sí el imperceptible fondo del rojo, amarillo también, para desaparecerlo  en la fusión. No conforme, el morado pretende darse otro matiz con la pequeña porción azul del blanco, para esparcir manchas y vetas moradas al rosado. ¿Lo logrará?

 Mientras, recordemos la serie de dibujos animados que hizo temblar emporios, con la pantera rosa, no como un oscuro objeto del deseo, encerrada en un diamante, sino sacada  de él, cual paladín justiciero del mundo mágico. Y ahora, vamos a tararear aquel inolvidable tema musical, y leamos esta saga de nueve películas de comedia del disparate, a ver si nos ayuda a entender mejor nuestra actualidad. ¿Qué les parece?

La primera fue “La pantera rosa” (The Pink Panther, 1963). Al llegar a un elegante hotel con su preciosa “pantera” -una enorme piedra preciosa con la imagen, en su interior, de un felino saltando- la bella Princesa Dala conoce al galante Sir Charles. Sin embargo ella desconoce que Charles, alias “El Fantasma”, es en realidad un ladrón profesional. Entra en escena Jacques Clouseau, el más torpe inspector que se puede asignar a un caso.

Apenas unos meses después, la productora, que preparaba su siguiente film basado en la obra teatral “Un disparo en la oscuridad” y que había producido previamente “La pantera rosa”, decidió convertir la trama de suspenso de la obra en un  guión de comedia disparatada al servicio del  Inspector Clouseau. La reciente leyenda dio su fruto en una de las mejores películas sobre el personaje, que ahora parecía independizado  del famoso diamante en “El nuevo caso del Inspector Clouseau” (A shot in the dark, 1964).

Asignado por error a un caso de alto prestigio en el que ha sido asesinado el chofer de un millonario, Clouseau se enamora de la principal sospechosa, Maria Gambrelli, cuyo

talento para estar en el sitio equivocado en el momento equivocado es casi tan atinado como el de Clouseau. Pero cuando comienza a aumentar el número de víctimas y el supuesto récord criminal de la mujer crece, Clouseau se da cuenta de que tiene que encontrar al verdadero culpable rápido o su carrera estará acabada.

Se rodó una película apócrifa, “El inspector Clouseau”. Luego, la tercera, “El regreso de la pantera rosa (The Return of the Pink Panther, 1975)”, en la que de nuevo Clouseau  se enfrenta al ladrón de guante blanco. Reaparece el fiel criado japonés de Clouseau llamado Cato, así como el comisario Charles Dreyfus.

En la cuarta, “La pantera rosa ataca de nuevo” (The Pink Panther Strikes Again, 1976), enloquecido por la incompetencia del Inspector Clouseau, Dreyfus se apodera de un demoníaco artefacto y amenaza con destruir el planeta entero. ¿Su única petición? La muerte de Clouseau. Pero la tonta suerte de Clouseau lo cobija tanto, que los 26 asesinos contratados para matarlo no pueden hacerlo.

“La  venganza de la pantera rosa” (Revenge of The Pink Panther, 1978) es la quinta. El mundo cree que Clouseau se ha convertido en la víctima de Douvier, un narcotraficante que ha volado en mil pedazos la casa del desventurado Inspector. En el funeral, el Inspector Dreyfus habla a la concurrencia con lágrimas en los ojos, intentando esconder su felicidad. Pero es Clouseau quien ríe último. Vivito y coleando, se dirige a Hong-Kong con la ex-amante del narcotraficante a investigar a Douvier, y siguiendo la pista de una entrega de heroína de 50 millones de francos. El inspector Jacques Clouseau, condecorado por sus servicios a Francia por el mismo presidente de la Nación, se enfrenta, por primera  vez, con la mafia. El jefe de esta organización en Francia, Douvier, quería acabar con el inspector definitivamente: este asesinato puede servir también para que el padrino de la mafia en Estados Unidos deje de criticar la falta de acción de la organización en Francia. El teniente de Douvier piensa en lo fácil que puede ser deshacerse de Clouseau. Cual Mortadelo francés, Sellers no para de disfrazarse durante todo el metraje.

Sexta: “Tras la pista de la pantera rosa”. Cuando el avión de Clouseau es declarado desaparecido, Dreyfus encuentra una extraña manera de lamentarlo: ríe a carcajadas sin poder detenerse. Pero de pronto Dreyfus se encuentra en la mira de un reportero que intenta inmortalizar al héroe de la lucha contra el crimen. ¿Será capaz de decir algo amable acerca  de Clouseau? El fabuloso diamante “La Pantera Rosa” ha sido robado de la  Cámara Acorazada de Joyas en Lugash. El inspector jefe Jacques Clouseau es asignado al caso por el explícito deseo del presidente Haleesh, lo que deja totalmente consternado al inspector jefe Dreyfus.

En la séptima, “La maldición de la pantera rosa” (Curse of the Pink Panther, 1983) Clouseau desaparece (con el diamante). Entonces la Seguridad francesa quiere encontrarlo utilizando  al mejor agente del mundo, después de Clouseau. Pero su enemigo declarado Dreyfus manipula la computadora para que elijan al peor. Éste es como una copia americana del torpe Clouseau: Clifton Sleigh.

“El  hijo de la pantera rosa” (Son of the Pink Panther, 1993) es la octava. Hace treinta años que Clouseau consiguió encarcelar a Maria Gambrelli por un asesinato. Ahora está libre y vive en una localidad costera, a la que acude la princesa Yasmin de Lugash con su padre. Pero es secuestrada y llaman a Dreyfus para rescatarla. El agente que se encarga del caso resulta ser hijo de Maria Gambrelli y del famoso inspector: Jacques Clouseau Jr. La princesa Yasmin de  Lugash es secuestrada y el presidente del país avisa  al  comisario Dreyfuss para que se haga cargo del caso. Para llevar a  cabo la investigación, asignan al comisario un ayudante: un gendarme local llamado Jacques. Pronto Dreyfuss comienza  a observar en el agente unas características muy especiales que le son familiares.

La novena, “La pantera rosa” (The Pink Panther, 2005), actualmente en cartel, es una prolongación extenuante de la saga donde Clouseau tendrá que resolver el asesinato de un entrenador de fútbol que llevaba en su anillo el diamante Pantera  Rosa, ahora robado. Cuenta con la ayuda de Ponton.

¿Podrá ser lo mismo una película de la pantera rosa sin sus tres íconos, Henri Mancini (el músico), Peter Sellers (el actor) y Blake Edwards (el director)? Al respecto, Blake Edwards dijo: “Nadie se ha interesado por conocer mi opinión”. ¿No nos evoca nada?