La ONAP revolucionará administración pública

La ONAP revolucionará administración pública

POR ALEIDA PLASENCIA
La Oficina Nacional de Administración y Personal (ONAP) anunció la implementación de un Sistema de Administración de Servidores Públicos (SASP) que será “una verdadera revolución”, porque permitirá automáticamente saber cuántos empleados tiene el gobierno en cada dependencia y cuál es la capacidad de éstos.

En ese sentido, el director de la ONAP, licenciado Ramón Ventura Camejo, dijo que el día 30 de este mes vence la licitación que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) está llevando a cabo para contratar la agencia que se encargará de implementar este sistema. El proyecto cuenta con el auspicio del BID.

Entrevistado en el Encuentro Económico de HOY, junto a los subsecretarios de la ONAP, Carlos Manzano y Pedro Nina, Ventura Camejo dijo que se trata de un proyecto que se desarrollaría en un plazo de dos años, el cual dentro de 21 meses de ser iniciado estaría funcionando.

 Sostuvo que si el Estado quiere recuperar la credibilidad, hay que producir una revolución, un cambio extraordinario en la administración pública. Agregó que esto va a contribuir a tener un Estado eficiente y que los empleados públicos realmente les sirvan a los ciudadanos.

Dijo que con este control habrá racionalidad en la administración pública e incluso, se evitaría practicar el clientelismo político en lo relativo a los nombramientos de empleados por parte de los gobiernos.

Citó que hay países en América Latina que pueden calificarse de modelos en lo relativo a gestión de la administración pública, tales como Chile, México, Costa Rica, y que Colombia va por ese camino.

Ventura Camejo explicó que en los próximos meses la ONAP pondrá en ejecución una serie de acciones transcendentales que generarán una real transparencia de la gestión pública.

 En adición al SASP, la ONAP llevará a cabo, dijo, un programa de “Evaluación del Desempeño en la Administración Pública” y realizará el “XII Acto de Incorporación a la Carrera Administrativa” y al “Premio a la Calidad en el Sector Público”.

En esa tesitura, dijo que junto a su equipo de trabajo, efectuarán una revolución en la administración pública. “Estamos obligados -sostuvo- a ofrecer al país una gestión pública que garantice al Estado ser proactivo y eficaz, pero sobre todo, tener en la misma servidores públicos con calidad y capacidad”.

Estas iniciativas, indicó, son posibles de aplicar gracias al apoyo de los organismos internacionales financieros y cooperantes como el Programa de Apoyo a la Reforma y Modernización del Estado (PARME), así como la Sociedad Civil.

Según explicó, con la implementación del SASP, que permitirá saber cuantos empleados tiene la Administración Pública y dónde se encuentran laborando, se evitarán las nominillas y la duplicidad de cargos en el Estado.

Ventura Camejo señaló que con la evaluación del desempeño se busca “promover la eficiencia y la calidad de los empleados en sus puestos de trabajo en todas las instituciones centralizadas del Estado, al tiempo que se contribuirá con la creación de una cultura de evaluar el desempeño de los trabajadores públicos”.

A la ONAP como órgano líder de la administración pública, dijo, le corresponde también realizar el proceso de incorporación a la carrera administrativa, en la cual serán integrados a la misma servidores públicos que tengan en la Administración Publica dos o más años laborando y que acumulen un mínimo de 70 puntos en base de 100 en el proceso de evolución interna.

En otro orden, el funcionario dijo que para el mes de noviembre de este año, se entregará el “Premio a la Calidad en el Sector Público”, el cual consiste en un reconocimiento a las instituciones públicas que fijen su objetivo institucional en la atención a la calidad del servicio a los ciudadanos.

Con ello se pretende -dijo- promover en el país un modelo de gestión pública enfocado en el ciudadano como cliente y en la mejora continua del servicio ofrecido.

Reiteró su compromiso con los servidores públicos expresando que su mayor meta es transparentar la gestión pública garantizando la gobernabilidad y la equidad para el bien común de todos los dominicanos.