La música se pintó de esperanza con sobrada calidad

La música se pintó de esperanza con sobrada calidad

POR JORGE RAMOS
La música de Juan Luis Guerra le dio vida a las obras pictóricas del maestro Cándido Bidó en el espectáculo benéfico «La música se pinta de solidaridad y esperanza», presentado la noche del miércoles en la Sala Eduardo Brito del Teatro Nacional.

El público que pagó entradas de hasta RD$35.000 para contribuir con los trabajos sociales que realiza en todo el país el Despacho de la Primera Dama, casi llenó el área de platea de la sala, mientras el balcón estuvo ocupado a medias.

La emocionante noche que conjugó en un mismo escenario la música, la poesía, el teatro, la danza, el canto y la pintura, inició a las 9:40 de la noche, al concluir las palabras de apertura de Margarita Cedeño de Fernández, grabadas previamente y proyectadas en pantalla gigante en un video de siete minutos de duración.

Al subir la serigrafía con obras de Bidó que sustituyó la cortina roja de la sala, el espectáculo comenzó con una obertura sobre el cuadro «Mi universo» y la obra «Infanta tocando una flauta», con un títere en forma de una esperanza y la voz de Aidita Selman.

De inmediato apareció la imponente figura de Eddy Herrera cantando «A pedir su mano», con ropa de campesino y el cuadro «La cosecha de tabaco» de fondo, con coreografía del Grupo de Danza Moderno.

En el segundo número, al merenguero se unió Adalgisa Pantaleón para interpretar «Como abeja al panal». Después, ella sola, vestida como una flor del sol, cantó su conocida canción «Reforéstame», provocando fuertes aplausos y reacciones de los presentes.

Los siguientes dos temas de la noche correspondieron a Frank Ceara, «La gallera», con el cuadro «Gallo» (1996) de escenografía , y «Palomita blanca», con el telón de fondo de la obra de Bidó titulada «Adán y Eva».

Para la sexta canción del espectáculo se le sumó a Ceara la ex del grupo 4-40, Mariela Mercado, en un excelente dúo de «Amor de conuco», dejando vivo el entusiasmo del público a Patricia Pereyra con «Cuando te beso», apoyada por la danza clásica de Mercedes Morales y Víctor Ramírez.

Y como no podía faltar la bachata en una producción con la música de Juan Luis Guerra, la cantante Claudia Sierra cautivó a funcionarios públicos y ejecutivos de empresas con un medley de «Estrellitas y duendes», «La hormiguita», «Viviré», «Bachata rosa», «Coronita de flores»y «Burbujas de amor», momento en que el escenario se llenó de peces y las burbujitas se esparcieron por toda el área de platea de la sala.

Con coreografía de Josefina Miniño y el complemento del Ballet Folclórico Dominicano, la pieza típica «El farolito» adquirió otros matices con «la voz más alta del merengue», Rubby Pérez y como escenografía el cuadro «Merengueros» (1975).

Aunque todos y cada uno de los intérpretes brilló con luz propia en «La música se pinta de solidaridad y esperanza», los primeros palmoteos del público adulto, al unísono se escucharon cuando salió Juan Luis Guerra con «La bilirrubina», acompañado de sus coristas Adalgisa Panataleón, Roger Zayas Bazán y Kiko Rizek.

La emoción aumentó cuando la orquesta 4-40, dirigida por Yanina Rosado, tocó los primeros acordes de la emblemática composición «Ojalá que llueva café», donde las bailarinas modernas y folclóricas se cobijaron con las sombrillas que faltaron el sábado en el Estadio Olímpico.

Con las canciones cristianas «Gloria» y «Aleluya», acompañado del coro de su ministerio Más que Vencedores, Juan Luis terminó su intervención y también el espectáculo, con todos los presentes de pie en señal de tributo al más internacional de nuestros artistas.

El gran final se produjo a las 10:50 de la noche, cuando todo el elenco y los responsables del montaje le hicieron la reverencia al público y el Presidente de la República, doctor Leonel Fernández, subió al escenario a felicitarlos, acompañado de la Primera Dama.

MÁS DATOS

Las infantas fueron personificadas por María Castillo (infanta del teatro), Gracielina Olivero (infanta de la danza) y Patricia Pereyra (infanta del canto), quienes fueron apoyadas por un coro de infantas encarnadas por Carmen Espinosa, Patricia Ascuasiati, Mary Louise Ventura, Dilia Mieses y Pía Valverde.

Con la producción y dirección coreográfica de Guillermo Cordero, también hubo coreografías de Isadora Bruno, Josefina Miniño, Iván Tejada, Alina Abreu, Mercedes Morales y Víctor Ramírez.

COSITAS

El espectáculo que estaba pautado para las 8:30 de la noche inició con una hora de retraso. El Presidente de la República llegó a las 9:20.

El cantante Eddy Herrera no estuvo en su mejor noche. Todas las fiestas que ha tocado en estos días parece que le han afectado la voz.

El sonido sólo presentó un ligero problema cuando Rubby Pérez comenzó a cantar «El farolito».

En cuanto a la producción, es otro punto a su favor que se anota Guillermo Cordero este año. Sencillamente, ¡excepcional!

Los reporteros gráficos no recibieron un trato adecuado, pues no tiene sentido que inviten a los medios, le coloquen un gafete de prensa a los fotógrafos y después los manden a sacar de la sala sin hacer su trabajo.