La miel de abeja: Alimento excelente e insustituíble

<p>La miel de abeja: Alimento excelente e insustituíble</p>

La miel de abeja es un alimento energético por excelencia, es recolectada del néctar de las flores, como un regalo que la naturaleza nos proporciona, pues contiene casi todo lo que el ser humano necesita para vivir, por eso se le considera un alimento perfecto porque además de su delicioso sabor, tiene propiedades nutricionales y medicinales. La miel es rica en vitamina B, C, D tiamina, niacina, riboflavina, así mismo contiene minerales esenciales como calcio, hierro, magnesio, fósforo, potasio, sodio y zinc. Debemos tomar en cuenta su color, ya que mientras más obscura sea, mas se eleva su valor nutricional, por un alto porcentaje de sales minerales. A comparación de otros endulzantes, la miel de abeja se puede digerir con mayor facilidad, no irrita las paredes internas del sistema digestivo y no daña los riñones. Si bien la miel es asimilada perfectamente por la gran mayoría de las personas, también es cierto que podemos encontrar algunos casos en que no sea así, como por ejemplo aquellos que son diabéticos o alérgicos a los productos derivados de la colmena.

Existen algunas referencias históricas donde pueblos antiguos consideraban la miel como algo sagrado, en la cultura egipcia formaba parte de los elementos rituales utilizados para la momificación en aquellos tiempos. Los griegos tomaban grandes cantidades durante sus olimpíadas por considerarla una gran proveedora de energía. Hipócrates, quien fue llamado Padre de la Medicina, al estudiar las propiedades de la miel la describía como diurética fortificante, cicatrizante de heridas, energética, milagrosa para curación de úlceras y auxiliar en la reproducción de glóbulos rojos.

 

Remedios caseros

  En caso de insomnio, es excelente tomar una cucharada de miel antes de acostarse.

   Aplícala en picaduras de insectos e hinchazones causadas por golpes y te aliviará todo malestar que puedas sentir.

  Para prevenir enfermedades, toma diariamente una cucharada de miel diaria y así te sentirás bien de tu estómago y te proporcionará mucha energía.

  En caso de que la persona tenga gripe, catarro o temperatura alta, se puede preparar miel con jugo de limón y sentirá rápido la mejoría.

  En ayunas la miel es excelente para curar úlceras gástricas e intestinales.

  Cuando la garganta se irrita, a causa de la gripe, o que se presenten ulceraciones en la boca, se recomienda diluir una cuchara de miel en medio vaso de agua tibia, y con esta mezcla hacer gárgaras.