La JAD aboga por mejorar la educación de los trabajadores agropecuarios

La JAD aboga por mejorar la educación de los trabajadores agropecuarios

El presidente de la Junta Agroempresarial Dominicana (JAD), Pedro Brache, abogó por mejorar la educación en el campo, a fin de que los productores asuman prácticas agrícolas indispensables para lograr una producción exportable.

Brache instó a que se eleve el nivel de los técnicos, tanto en los conocimientos teóricos, como en las nuevas prácticas que están adoptando los países competidores de República Dominicana.

Afirmó que las buenas prácticas de manejo que se aplican en todos los procesos necesarios para producir y obtener un producto final llevan a un ahorro significativo de los costos.

Exhortó a que la mejoría en la calidad de la educación en las áreas agrícolas y pecuarias se haga con una unión del sector público y privado.

“Tenemos gente muy dedicada y que se esfuerza y si le dan el acceso y los medios a estas práctica y a esa tecnología van a transformarse y por ende la agropecuaria dominicana. Pero ahí tenemos que hacer un esfuerzo extraordinario, porque cuando nos comparamos con otros países, la única diferencia entre un agricultor local y uno extranjero es las prácticas que adoptan en el campo”, agregó.

Expresó que esta transformación que se necesita en la educación para los profesionales del campo puede ser dirigida por el Universidad ISA o la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

Sugirió que se traigan profesores de otros países para reforzar a los docentes locales, ya que estos permitirían enseñar sobre las prácticas que están aplicando los países competidores de República Dominicana.

Resaltó que países centroamericanos que están aprovechando más el DR-Cafta que República Dominicana, lo hacen gracias a investigaciones realizadas en el campo, que les ha permitido elaborar nuevas técnicas y prácticas agrícolas que han aumentado su productividad. “Ahora el país necesita una transferencia de esa tecnología que usan otros países, ya sea de fuerza motriz o de conocimiento”, dijo.

De su lado, Sonia Pérez, secretaria del Consejo de la JAD y gerente de Mercadeo Agrícola de IMCA, expuso que su empresa comercializa las marcas Caterpillar y John Deere, ambas fabricantes de maquinarias agrícolas, pero han identificado que traer al país alta tecnología implica un problema, pues la mano de obra local no sabe manejar la maquinaria.

Destacó que desde hace cinco años egresados del Politécnico de Loyola son capacitados por Caterpillar e IMCA para utilizar estas maquinarias en un proyecto con una inversión de un millón de dólares.

Detalló que con ese programa descubrieron que muchos profesores no dominaban el uso de estas maquinarias, así como que las clases se enseñaban de forma teórica y no práctica. Pérez y Brache abogan porque también sean capacitados los profesores, para que puedan reproducir los nuevos conocimientos que se aplican al campo.

Ambos ofrecieron estos detalles al participar en el Encuentro Económico de HOY junto a Osmar Benítez, vicepresidente ejecutivo de la JAD, y Raymundo Roig Uribe, tesorero.

El presidente de la JAD instó a los productores a mejorar la calidad de sus productos y exportarlos. “Deben identificar qué quiere el consumidor, cómo lo quiere y qué calidad. Debemos concentrarnos en las cosas que dan un valor agregado de lo que viene de fuera”, dijo.

De su lado, Osmar Benitez resaltó que se debe estudiar nuevos mercados y exportar a estos, pues el 66% de lo que se exporta va a solo cinco países.

Devolución impuesto y tarifa eléctrica

El presidente de la JAD, Pedro Brache, pidió la devolución del impuesto selectivo a los combustibles y una tarifa eléctrica diferenciada para la producción agrícola.

Explicó que se debe buscar la manera de que el impuesto selectivo al combustible sea devuelto al productor cuando este exporta, ya que esto evitaría que se exporten más impuestos en los productos.

En cuanto a la tarifa eléctrica, la JAD pidió que exista una tarifa diferenciada para el campo, similar a como existe para otros sectores, por ejemplo los usuarios no regulados.

“Un pequeño agroempresario que es productor de leche tiene que tener un equipo de ordeño, tiene que procesar esa leche, enfriarla, bombear el pasto y una serie de cosas que la está pagando a una tarifa eléctrica que es realmente prohibitiva para el campo. Cuando los países de la región pagan una tarifa que representa en muchos casos 30% menos que el costo de aquí”, expresó.

Brache dijo que además piden que la exención del Itbis para los invernaderos y otras áreas, que hasta el momento se hacen vía administrativa, se convierta en una ley, para que exista una garantía a los productores de que es algo que no se eliminará de la noche a la mañana.