La Eurocámara preocupada por la crisis política en Haití tras el terremoto

La Eurocámara preocupada por la crisis política en Haití tras el terremoto

Bruselas, (EFE).- El Parlamento Europeo (PE) mostró hoy su preocupación por la crisis política que atraviesa Haití, un año después del terremoto que asoló el país, y manifestó que la situación «sigue siendo caótica» y «de emergencia» y que la reconstrucción apenas ha comenzado.

El pleno del PE, reunido en Estrasburgo (Francia), aprobó una resolución que destaca la debilidad del Estado haitiano y en la que expresa su «profunda preocupación» por «la crisis política actual, tras los resultados de unas elecciones presidenciales y legislativas muy cuestionadas».

Considera que la Unión Europea (UE) debe hacer todo lo posible para apoyar un proceso electoral legítimo y transparente y garantizar el buen desarrollo de la segunda vuelta, que ha sido aplazada, a fin de intentar evitar que Haití caiga en una crisis aún más grave.

«Solamente un presidente elegido y legítimo y unos parlamentarios legítimos pueden tomar las decisiones necesarias», subrayó, para agregar que la reconstrucción requiere «estabilidad y voluntad política».

Por lo que respecta a la epidemia de cólera en el país, los europarlamentarios indicaron que esta ha demostrado la «incapacidad casi total» del Estado ante «una enfermedad fácil de prevenir y de curar», pero también las limitaciones del sistema de ayuda internacional en una zona donde ha habido un «despliegue humanitario masivo» de hasta 12.000 ONG.

En ese sentido, opinaron que las ONG «no deben ni pueden continuar compensando las debilidades del Estado haitiano ni ocupando su lugar» y señalaron que es «urgente» planificar el desarrollo a largo plazo de la atención sanitaria, el agua potable y el saneamiento.

Así, la Eurocámara instó al Gobierno de Haití a mantener y aplicar los compromisos asumidos dentro del Plan de Reconstrucción Nacional, a fin de «aumentar la eficacia de los gobiernos locales e incorporar el concepto de descentralización política, económica e institucional».

Por último, el Parlamento reconoció «los esfuerzos desplegados y el trabajo realizado» por organizaciones humanitarias (ONG, Cruz Roja o Naciones Unidas) y los países europeos, pero insistió en la necesidad de «comunicar sobre los efectos no visibles» de las intervenciones humanitarias.

Gracias a esos organismos, «la situación se ha podido mantener bajo control», resaltó y aludió especialmente a la atención a heridos, el abastecimiento de agua potable y alimentos y los alojamientos provisionales. EFE