La CEPAL reprocha a AL por falta de consensos

La CEPAL reprocha a AL por falta de consensos

Belo Horizonte (Brasil), (EFE).- La falta de consensos nacionales para hacer reformas es lo que impide a Latinoamérica aprovechar su crecimiento y la buena coyuntura externa, aseguró ayer el secretario ejecutivo de la CEPAL, José Luis Machinea.

Lo que está funcionando bien en la región es la macroeconomía, la reducción de la vulnerabilidad, y lo que no, “que no hacemos ciertas reformas que son necesarias para crecer más rápido” debido a la falta de esos consensos, precisó Machinea, uno de los invitados a la Asamblea Anual del BID de Belo Horizonte (Brasil).

En una entrevista con EFE, el responsable de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), dependiente de las Naciones Unidas, reconoció que América Latina “parece haber aprendido de la experiencia pasada” a nivel macroeconómico.

De hecho, dijo, no sólo ha mejorado en términos de inflación, sino que en una época de auge como la actual, no está gastándolo todo, está ahorrando un poco, está reduciendo su vulnerabilidad, bajando la deuda y tratando de “desdolarizarse”.

Dicho esto, añadió, “la pregunta es *por qué nosotros crecemos al 4,5 por ciento (…) y el resto del desarrollo, sacando a China, crece más rápido?. *Por qué en esta coyuntura internacional favorable, no nos va un poco mejor y qué nos falta?”.

La respuesta está, reiteró, en la inexistencia de “consensos nacionales mínimos” para hacer reformas imprescindibles que tienen que pasar por los parlamentos y que, en la mayoría de los casos, acaban reduciéndose a pequeños “parches” por falta de ese consenso.

“En la mayoría de los países de la región, necesitamos reformas impositivas”, más continuidad en los programas sociales, más evaluación, más transparencia y más reformas microeconómicas. Eso es lo que la región no tiene, insistió.

Machinea, uno de los protagonistas en los debates previos a la reunión plenaria del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), defendió también un enfoque integral del desarrollo, es decir, que la política social y de igualdad se incluya en la política económica y productiva.

Lo que no debe hacerse es decir “la economía va por ahí y después ocupémonos del gasto social”, explicó.

Este es uno de los conceptos que explicó en una conferencia organizada por el BID sobre “Financiación en Latinoamérica y el papel de los Bancos de Desarrollo”, en la que también participaron los premios Nobel de Economía Douglass North y Joseph Stiglitz.

Sobre el papel del BID, el responsable de la CEPAL y ex ministro argentino de Economía cree que es una institución que está en pleno proceso de cambio y que su 47 Asamblea Anual, que se iniciará oficialmente el lunes, servirá para sacar ideas de “hacia dónde tiene que ir apuntando el BID”.

Está en una etapa de cambio, según Machinea, porque la región también lo está en relación con el BID y eso se debe a que algunos países “ya no demandan demasiado crédito al Banco porque han logrado graduarse”, como es el caso de México o Chile.

A su juicio, es buena la idea del presidente de la institución, Luis Alberto Moreno, de extender su actividad financiera al sector privado, pero siempre que lo haga teniendo en cuenta las prioridades de los respectivos países.

“Debería hacerlo en aquellas áreas que aparecen como prioritarias para los países (como las infraestructuras o la innovación). Lo que no debería hacer es financiar el sector privado casi en cualquier cosa”, precisó.

Otra de las ideas que se van a plantear en la Asamblea y que Machinea respalda es la de convertir a la región en una “democracia financiera” o, lo que es lo mismo, ampliar el acceso de los más desfavorecidos a los servicios financieros básicos.

Es una idea un poco utópica “pero no del todo”, en opinión del secretario de la CEPAL, quien aseguró que los bancos tradicionales ya se están dando cuenta de que hay un mercado enorme entre la gente con pocos recursos.

El objetivo es construir sistemas financieros que sean capaces de llegar a quienes lo necesitan y “hay margen para hacerlo”, subrayó, aunque eso no se va a conseguir sólo a través de microcréditos.

Se requieren además medidas horizontales, como simplificaciones impositivas y administrativas, agregó.