La basura: ¿terquedad o ignorancia?

La basura: ¿terquedad o ignorancia?

FRANCISCO ALVAREZ CASTELLANOS
Santo Domingo de Guzmán, Ciudad Primada de América, se hunde en un inmenso océano de basura. Y no mencionaremos en este artículo el tráfico de drogas, el robo de vehículos a plena luz del día, las violaciones de menores, la delincuencia en general. Las autoridades del Ayuntamiento del Distrito Nacional corren el peligro de ser los únicos responsables de cualquier epidemia que se desate en esta capital, teniendo la basura como eje central.

Pero, ¿ cuál es la razón que no se ha resuelto este asunto satisfactoriamente para todo el mundo?

Durante el gobierno municipal de Johnny Ventura, tres compañías le propusieron al Ayuntamiento hacerse cargo de toda la basura de la ciudad, instalar tres plantas para producir gas metano y con este iluminar Santo Domingo de Guzmán y más allá.

Y todo, sin que el Ayuntamiento ni el gobierno pusieran un solo centavo. De ello, de haberse aceptado tal propuesta, hubiéramos vuelto a tener «la ciudad más limpia de América» (como lo fue en otros tiempos) y posiblemente también la mejor iluminada y al precio más bajo.

Pero no, no se pudo. Los señores regidores (que ya no son honoríficos como en otros tiempos, cuando era un honor serlo), no se pusieron de acuerdo, quizás por terquedad o más posiblemente por ignorancia. O sabe Dios por qué otra cosa.

El caso es que se están gastando (no invirtiendo, que conste), decenas de millones de pesos en la basura, y el problema no tiene visos de terminar. Por lo tanto, sacaré nueva vez lo de la propuesta de hace cuatro años, explicándola debidamente.

Una buena parte de la basura que por toneladas produce esta capital diariamente, es lo que se llama «basura orgánica». Esto es restos de comida, cáscaras de víveres, papel, trapos viejos y un montón de cosas más, a excepción de los plásticos y el vidrio, principalmente.

Bien. Esa «basura orgánica» es utilizada en muchas partes del mundo para producir electricidad, partiendo del gas metano que contiene. De esa forma se eliminan dos grandes problemas al mismo tiempo. El primero, el de la basura que inunda nuestras calles y avenidas, con su «producción» natural de insectos, ratas, etc. Y segundo, el de la falta de electricidad, elemento este que es la base del desarrollo en el mundo entero.

Entonces, ¿ por qué rayos el Ayuntamiento no investiga sobre el asunto ? ¿ Por qué no llama a quienes saben del mismo ?

El síndico que decida que la ciudad y sus habitantes van primero que todo, pasará a la historia como el mejor que haya pasado por el Ayuntamiento de esta agobiada ciudad.

Y otra cosa. Para que nadie diga que no sabe a quien llamar al respecto, comuníquense con el arquitecto Omar Rancier, quien estuvo al tanto de las diligencias que se hicieron cuando Johnny Ventura era síndico, que sabe de las proposiciones que se le hicieron, así como de la forma en que puede tratarse el asunto hoy en día.

En menos de un año, repito, podríamos tener la ciudad más limpia de América y la mejor iluminada.

Pero si nadie hace nada para que así sea, esta sindicatura pasará como las anteriores, sin pena ni gloria, y sumamente desprestigiada.-