Kerry ve a Halliburton en el centro de la campaña

Kerry ve a Halliburton en el centro de la campaña

POR THOMAS CATAN
La campaña presidencial de John Kerry indicó ayer su intención de situar la controversia que rodea a Halliburton, el gigante de servicios del petróleo que estuvo dirigida por el actual vicepresidente de EEUU, Dick Cheney, en el centro de sus intentos por alcanzar la Casa Blanca.

La señal siguió a un informe filtrado de los auditores del Pentágono que descubrieron que Halliburton incorporó indebidamente cargos por US$,8 millardos por trabajos en Irak y Kuwait, lo que añade más combustible a un año electoral inflamable.

Los opositores políticos aprovecharon el tema de inmediato, y los ayudantes del señor Kerry confirmaron que ellos planeaban convertir el caso Halliburton en un tema central de la campaña. “Creemos que se está convirtiendo en un tema real en la campaña”, dijo Tad Devine, un alto consejero de la campaña de Kerry. 

Dijo que las investigaciones del grupo mostraron que el registro y los vínculos de Halliburton con la administración Bush es un aspecto “de primera importancia” para los electores, y que acompaña a preocupaciones fundamentales como el empleo y la seguridad social. “[Los votantes] están incómodos con eso, que además daña mucho al presidente”, dijo el señor Devine.

Halliburton no respondió de inmediato a las preguntas. Anteriormente, la compañía se había quejado de que había sido señalada injustamente con críticas en un año electoral debido a sus viejos vínculos con el vicepresidente.

Halliburton está enfrentándose a múltiples investigaciones en EEUU y a acusaciones que van desde exceso en los cargos al gobierno de EEUU por trabajos en Irak, hasta el pago de sobornos para garantizar proyectos de construcción en Nigeria. La compañía ha negado la mayoría de esas acusaciones.

Este mes, Halliburton acordó pagar US$7,5 millardos para arreglar acusaciones que surgieron de una investigación de la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) por prácticas contables durante el periodo en que el señor Cheney estaba al mando de la compañía. También la compañía resultó golpeada por una demanda colectiva de accionistas que la acusaron de fraude contable.

Los cargos de que se benefició de la guerra en Irak y que aseguró contratos lucrativos mediante sus conexiones políticas han recibido publicidad con el documental “hit” de Michael Moore, Fareneheit 9/11. Entre sus opositores políticos, Halliburton también ha recibido acusaciones de favoritismo en la administración Bush.

Por su parte, la compañía ha refutado vigorosamente esas acusaciones, con la exhibición de anuncios televisivos que hacen énfasis en su servicio a las tropas de EEUU en irak. La unidad Hailliburton KBR tiene un contrato a largo plazo para propiciar una serie de servicios en el terreno, incluyendo construcción básica, suministro de alimentos, lavandería y mensajería

También Halliburton tiene un contrato por separado para reconstruir infraestructura en el sur de Irak. En conjunto, ambos contratos tienen un valor superior a los US$6 millardos.

El informe más reciente de la agencia de auditoría de defensa (DCAA) del Pentágono, fechado el 4 de agosto, encontró que el sistema de facturación de Halliburton es “inadecuado” y ordenó a la compañía presentar un “plan de acción correctivo” dentro de 45 días.

El DCAA encontró también Desarrollo inadecuado de los costos, una revisión incompleta e inadecuada de la administración de los estimados de costos, un sistema estimado de descripción e integración inadecuado, falta de entrenamiento en el personal y falta de datos precisos y completos de los costos y precios actuales”. Los auditores del Pentágono dijeron que Halliburton había “concordado, en general” con sus criterios.

Ya la compañía está involucrada en dos disputas de facturación con el Pentágono; una de ellas, implica US$900 millones en cargos por alimentación de las tropas en Irak y Kuwait, y otra por un valor de US$180 millones por importación de combustible de Kuwait. Los auditores del Pentágono recomendaron que el 155 de cada uno de estos contratos se retuviera hasta que pudieran verificarse los costos. Hasta ahora, la compañía le ha ganando al gobierno en el aplazamiento de esa medida.

Halliburton advirtió a los inversionistas que esas disputas de facturaciòn podrían afectar adversamente sus finanzas en el corto plazo. Sin embargo, su precio accionario se ha mantenido al parecer inmune a la controversia, con un incremento alrededor de 50% desde comienzos del año 2003.
———–
TRADUCCION: Iván Pérez Carrión