JULIO IGLESIAS
Con la misma pasión
que el primer día

<STRONG>JULIO IGLESIAS<BR></STRONG>Con la misma pasión<BR>que el primer día

Considerado el artista más popular del mundo, con más de 300  millones de discos grabados y más de tres mil discos de platino y oro, cifras jamás alcanzadas por ningún artista en la historia de la música, y más aún, celebrando con rotundo éxito una gira que conmemora sus 40 años en la música, hay que afirmar que nos encontramos con todo un fenómeno de popularidad indescriptible.

Una popularidad que ha traspasado las barreras del tiempo, la cultura o  la moda, para convertirse en un ícono del romanticismo de todos los tiempos.

A sus 66 años luce espléndido  y lleno de energía y vitalidad, con capacidad para soñar pero sobre todo, para vivir a plenitud.

La vida le ha enseñado mucho, y él, sin dudas, ha sido un excelente alumno. No en balde hoy, exhibe una plenitud que traspasa lo profesional para ubicarse justo en su interior, algo que lo hace sentirse en paz consigo mismo y con los demás, y que se traduce en una felicidad que transita lo cotidiano.

Hace justo diez años, le hicimos una entrevista en Punta Cana, su recinto sagrado y donde dice sentirse en verdadera paz junto a su hermosa y numerosa familia. En aquel entonces, en la cúspide de su fama mundial, tuvimos el placer de constatar su sencillez, su calidez, y su chispeante buen humor.

Hoy no ha cambiado, y si algo percibimos, fue su reposada madurez. Una madurez que le permite exhibir sin tapujos su vida entera, que le permite sonreír desde adentro sin el menor rastro de hipocresía, y que lo hace sin dudas, un hombre feliz. Pero además, como el águila, se renueva en su exterior y tal parece que ha puesto un alto al tiempo, para que no traspase su imagen, algo que si bien le complace tampoco lo obsesiona.

El vive la vida, y al vivirla, abona sus instantes de intensas emociones. Hoy se encuentra celebrando sus 40 años en el arte, y cual si fueran los 20 de Gardel, los celebra con éxitos incontables. Porque sus conciertos, si bien recopilan las canciones que lo han hecho famoso a través del tiempo, siempre están impregnados de novedades, de nuevas canciones, de nuevos ritmos, de nostalgias maquilladas de modernidad. Y esto, sin dudas, ha sido un puntal preponderante en su popularidad, porque ha traspasado la frontera de los idiomas, para llegar a la misma emoción de los habitantes del mundo, en su propio lenguaje. Con razón ha sido objeto de numerosos reconocimientos entre los que cabe mencionar el primer y único Disco de Diamantes jamás concedido a ningún cantante, por vender más discos en más idiomas que ningún otro artista musical en la historia. Esto fue en el año 1983, y desde entonces, ha continuado expandiendo la grabación de sus discos en más idiomas, llegando al corazón mismo de sus seguidores e impactando con sus canciones los más altos niveles de popularidad como por arte de magia.

40 años en el gusto del público es mucho tiempo y si para otros artistas sería un riesgo peligroso, para Julio Iglesias es un éxito asegurado. Por eso ha escogido un lugar más amplio para llegar a  más gente que lo sigue, en su presentación en nuestro país. Un país que ha hecho suyo, y que ha escogido para vivir en libertad y en armonía junto a su familia y donde ha sido correspondido con toneladas de cariño y admiración.

Compartimos esta entrevista exclusiva que nos concediera y donde en un agradable derroche de franqueza, nos narra sus emociones de hoy y nos permite traspasar al plano más íntimo y personal de su exitosa vida. Disfrútenla.

¿Qué novedades ofrecerá en su concierto, aparte del esperado recorrido por todos los temas que han sido hits de popularidad?

Las sorpresas de un concierto no se suelen revelar antes, porque dejan de ser sorpresas. Al mismo tiempo, creo que al cabo de 40 años de carrera y casi 80 álbumes, llega un momento en que al público lo que más le apetece escuchar de un cantante son esas canciones con las que ha crecido o se ha enamorado y que, de una forma u otra, reflejan un poco los momentos, las emociones que uno ha experimentado a lo largo de su vida. Por eso, lo que puedo asegurar es que, en mis dos conciertos en la República Dominicana, no faltarán las canciones que más ilusionan a la gente.

Después de varios años, lanza al mercado su disco “Romantic Classics”, en inglés, y con un ritmo pop, ¿qué lo inspiró a este nuevo estilo?

“Romantic Classics” es mi último disco en inglés; mi álbum más reciente es “Quelque chose de France”, grabado en francés, en 2007. Con “Romantic Classics” he intentado reunir algunas de las canciones que han marcado las décadas de los ´60, ´70 y ´80, que creo que llegarán a estar consideradas nuevos estándares.

Ha tenido éxito con cada disco que graba, no importa el género o idioma, ¿A qué cree que se debe esa casi magia para el éxito?

A que la música y el amor no saben de fronteras, de distancias, ni lugar, no tienen edad. Siempre me ha hecho ilusión cantar en varios idiomas, porque las letras de una canción son tan importantes como la melodía; cantándolas en el idioma nativo del público, la comunicación es más intensa y realmente especial.

¿Se atrevería a incursionar en otros géneros, como por ejemplo una bachata?

Cuando el público lleva tantos años acostumbrado a un cierto estilo, con el que llega a identificarte como artista, los cambios radicales son bastante arriesgados, pero, por otro lado, los ritmos latinos sí que están presentes en mi discografía. ¿Una bachata? ¿Por qué no? Los desafíos me parecen importantes, porque ahí ves si puedes superar tus límites.

¿Qué género musical nunca interpretaría?

Creo que es importante que un artista sea consciente de los géneros que van con él, que lo representan, y también de los géneros con los que, por su tipo de voz o por su estilo, no se identifica. Yo, por ejemplo, no me veo interpretar rock, rap, hip-hop, sin decir con ello que no aprecio este tipo de música. Todo lo contrario, creo que la diversidad es fundamental en cualquier ámbito, siempre que haya calidad.

¿En algún momento ha sentido que su fuerza interpretativa ha mermado con los años?

Soy un privilegiado de la vida, porque el paso de los años creo que me ha ayudado a mejorar como artista, gracias al contacto con tantos millones de personas, de todo el mundo. Esto es un privilegio que no tiene precio y por el que estoy muy agradecido.

¿Cómo cuida su voz? ¿Qué disciplina lleva?

No hago nada especial; en general, para cualquier artista, es importante llevar una vida sana, sin excesos. Para la voz, a veces tomo vino caliente con canela e intento evitar el aire acondicionado.

¿Cómo ve la industria musical actual?

Es una industria que evoluciona a una velocidad impresionante y que se ha ido desarrollando hasta puntos que nadie hubiera sospechado hace décadas. Hay muchas cosas buenas, artistas nuevos que han llegado muy alto en una industria en continuo cambio y con una oferta mucho más variada que antes, pero quedan también cosas por mejorar. Por ejemplo, la calidad debería estar siempre por encima de todo y esto no siempre es así.

Haciendo una retrospectiva de  su carrera artística ¿Cuál diría que ha sido el momento más importante, su satisfacción mas plena?

Es difícil decantarse sólo por un momento, porque en la vida de un artista concurren muchos momentos claves que, sumados, te ayudan a alcanzar un cierto nivel, pero sin lugar a dudas, uno de los más importantes momentos en mi carrera ha sido haber ganado el Festival de Benidorm, en 1968. Y luego, el momento que vivo con más intensidad, por encima de todo, es cuando salgo al escenario. La emoción sigue siendo igual que hace 41 años, en Benidorm.

¿Hay una canción en especial que conserve como su preferida?

Las canciones, para un artista, son un poco como los hijos: los quieres a todos por igual, porque son parte de tu vida. No obstante, si tuviera que elegir, creo que optaría por “Hey!”.

Si dejara de cantar ¿a qué se dedicaría?

Si dejara de cantar, me moriría, porque no sé hacer otra cosa. Cantar, subirme al escenario y disfrutar de mi público, es lo que me mantiene vivo.

Paralelo a su carrera, ¿qué cosa le apasiona, lo entusiasma, lo atrapa?

La vida en sí.

En su tiempo de ocio, ¿Qué le apetece hacer?

Me encanta estar con mi familia.

¿Qué cosas hace cotidianamente?

Nado, me gusta tomar el sol – el sol siempre ha sido fundamental en mi vida – , estar conectado a lo que está pasando en el mundo, cenar tranquilamente en casa. También paso varias horas en el estudio de grabación, retomando clásicos de mi repertorio que, con la experiencia que te da la vida, creo que puedo cantar mejor ahora, que hace 40 o 20 años.

¿Cuáles son las prioridades en su vida?

Mi público y mi familia.

¿Qué cosas le hacen feliz, le arrancan una sonrisa desde dentro?

Lo que más me agrada es ver al público feliz, al final de un concierto. Es la más grande recompensa que puede recibir un artista.

¿Cómo se autodefiniría?

Soy una persona sencilla y un afortunado de la vida por haber tenido una segunda oportunidad de emprender el vuelo, después del accidente que sufrí, por contar con el cariño de mi público en todos estos años y por tener una familia tan maravillosa.

¿Cuál diría que es su mayor virtud?

La perseverancia.

¿Y su peor defecto?

Ser demasiado confiado, a veces.

¿A qué le teme?

A la enfermedad.

¿Cuántos años tiene por dentro?

Por dentro… Acabo de ser mayor de edad. J

¿Qué papel juega Dios en su vida?

A Dios lo he sentido cerca tanto en los momentos felices, como en los momentos duros de mi vida. Y le agradezco todo lo que me ha regalado en estos años.

¿Qué le ha enseñado la vida hasta ahora?

Que lo más importante es no tirar la toalla en los momentos difíciles y que,  para llegar alto, hay que trabajar dura y constantemente.

Si volviera a nacer ¿Qué cosas enmendaría?

Viviría la vida con todas sus experiencias positivas y malas rachas, porque cada experiencia es importante, si uno sabe aprender del pasado.

¿Se considera un hombre feliz, realizado, que ha completado su misión de vida?

Sí, me considero un hombre feliz, por todo lo que la vida me ha dado, pero mi misión no está acabada. Acabo de cumplir la mayoría de edad, ¿se acuerda?

¿Cómo se siente hoy consigo mismo?

A gusto.

“La vida sigue igual” para Julio Iglesias?

La vida, para Julio Iglesias, es un continuo desafío; ningún día es parecido al otro, por este gran privilegio que tenemos los artistas de viajar a sitios tan diferentes, conociendo personas encantadoras, del mundo entero.

¿Qué significado tiene para usted los años vividos, la fama, la realización de sus sueños?

¿No parecería que lo ha alcanzado todo, o quiere más?

Quedarse parado, sobre todo cuando ya se tiene una edad determinada, es acercarse antes al fin. Para seguir vivo, hay que desear siempre algo más: vivir un nuevo amanecer, estar rodeado de las personas que quieres y que te quieren, compartir lo que tienes. No se trata de querer más en el sentido económico de la palabra. Yo ya no canto por dinero, lo hago por ilusión y porque la música es el motor de mi vida.

Más personal….

Su vida privada es eso: privada. Sin embargo, los famosos no pueden escapar del ojo público y todos conocen la hermosa familia que ha formado junto a su esposa Miranda Rijnsburger, una bella modelo holandesa que conoció el día 5 de diciembre de 1990, en Jakara, Indonesia, y que sin dudas, trajo estabilidad emocional a la vida de Julio.  Cuatro hermosos hijos: Miguel Alejandro, Rodrigo, las gemelas Cristina y Victoria, y el benjamín de la familia, Guillermo, quienes junto a sus hermanos mayores Isabel, Julio y Enrique, completan una prole que es el orgullo de Julio.

Miranda por su parte, con esa dulzura que la caracteriza, se ha dedicado a ser madre a tiempo completo y una esposa que como el mar, siempre lo espera para ofrecerle su amor. Poco le interesan las luces y aplausos de los que su marido se nutre porque ciertamente, tenerlo a su lado es su mejor concierto, y ella lo aplaude con su mirada, su forma de ser, su ternura, su entrega absoluta. El resultado es un Julio Iglesias completamente feliz, porque ha logrado, con absoluta perfección, ese a veces imposible equilibrio entre lo profesional y personal. Nos arriesgamos entonces, con profundo respeto, a traspasar su imagen pública para adentrarnos de forma sigilosa, en su mundo privado y Julio, con entera naturalidad, contestó nuestras preguntas.

Para poder provocar emociones, hay que sentirlas, ¿Cómo define el amor?

Efectivamente, la emoción no se puede fingir. En cuanto a la definición del amor, nada mejor que la letra de “El amor”:

El amor…

no sólo son palabras que se dicen al azar, por un momento y sin pensar.

Son esas otras cosas que se sienten sin hablar,al sonreír, al abrazar…

Exhibe una envidiable relación de pareja que ha permanecido a través de los años, con Miranda, y fruto de la cual ha creado una hermosa familia, con 5 hijos, más sus tres hijos mayores, que suman 8

¿qué opina de su familia?

Mi familia lo es todo para mí. No hay ilusión más grande que la de tener un nido al que volver, después de una gira agotadora, y encontrarme ahí a la mujer de mi vida y a nuestros hijos. También estoy muy orgulloso y feliz con mis tres hijos mayores, que son unos auténticos campeones.

Como artista, ¿Qué es lo que más admira de su hijo Enrique Iglesias?

El hecho de que es un trabajador nato, su perseverancia y su dedicación incondicional a su profesión.

¿Cómo se siente al ver la popularidad de su hijo, con estilos diferentes?

Soy el padre más orgulloso del mundo, por supuesto. Mi hijo ha creado su propio estilo y ha demostrado saber perfectamente abrirse paso en un ámbito donde la competencia es acérrima.

¿Qué quisiera traspasar a sus hijos, dejarles de legado?

Lo más importante es que entiendan que, en la vida, el mero hecho de llevar el nombre Iglesias no es suficiente para llegar a ser un campeón. Mi mujer y yo queremos que nuestros hijos sean independientes, que se abran su propio camino en la vida.

Sabemos que su padre significó mucho para usted ¿Le gustaría que sus hijos sintieran la misma devoción por usted?

Mi relación con mi padre fue realmente especial. También lo es la relación con mis ocho hijos, pero, cuando se habla de sentimientos, las comparaciones no valen.

Un hombre que despierta el lado romántico de los seres humanos, debe ser romántico ¿Lo es en su vida personal?

Esta pregunta creo que sería mejor hacérsela a mi mujer. J

En pocas palabras…

1)      Julio Iglesias          ES      un enamorado de la vida.

2)      La vida                   ES      una lucha y un privilegio.

3)      El amor                   ES      el motor del universo.

4)      Una canción           ES      un sentimiento a voces.

5)      Su estación favorita ES   el verano.

6)      Un libro                   ES      un trozo del alma de su autor.

7)      Una película           ES      la simbiosis de la imaginación y la realidad.

8)      Su plato favorito    ES      “Truchas a la plancha”.

9)      España                   ES      mi tierra querida.

10)  Rep. Dominicana ES      mi paraíso.

11)  Un lugar para visitar ES   el mundo entero.

12)  Su parte de la casa favorita ES el comedor.

13)  Su hora favorita     ES      el mediodía.

14)  Su frase de batalla ES:    “Después de la lucha por la vida, la única         batalla que se debe librar es contra la ignorancia.

Algo más de Julio Iglesias

*Nació en Madrid, España, el 23 de Septiembre de 1943.

*Se destacó como deportista y jugaba como portero en el equipo de fútbol Real Madrid.

*Cursó Derecho en la Universidad Complutense de Madrid.

*A sus 20 años, sufrió un gravísimo accidente de tráfico que le deja semi-paralítico durante más de un año y medio, con pocas esperanzas de que volviera a andar.

*Durante su convalecencia, el enfermero que lo cuidaba le regaló una guitarra y Julio pasaba horas enteras oyendo la radio y escribiendo poemas, pero nunca había pensado ser cantante.

*Empezó a cantar para aliviar la nostalgia de haber sido un deportista que ahora estaba postrado en una cama.

*Su esfuerzo personal, sus ganas de vivir y el gran apoyo de su familia, especialmente de su padre, quien abandonó su profesión durante un año para ayudarlo en su rehabilitación, produjeron un verdadero milagro: Julio pudo volver a andar.

*Una vez recuperado, reanudó sus estudios y viajó a Londres para estudiar inglés, y allí cantaba en un pub los fines de semana, canciones populares de entonces.

*El 17 de julio de 1968, Julio se presenta en el famoso Festival de Música de Benidorm y se proclama vencedor con su célebre canción “La vida sigue igual” y firma su primer contrato con Discos Columbia.

*En el año 1969 participa en el Festival Internacional Goleen Stag, en Rumanía, hace su primera gira por América, canta en el Festival de Viña del Mar en Chile, y graba su primera película “La vida sigue igual”.

*En el año 1971, se casa con Isabel Preyser, con quien procreó tres hijos: María Isabel (Chábeli), Julio José, y Enrique Miguel, pero en 1978 se separan y obtiene el divorcio un año más tarde.

*En 1985 le fue concedida la Estrella de la Fama en Hollywood, siendo uno de los pocos artistas hispanos en ser mortalizados en el Hollywood Walk of Fame.

*En 1988 gana el Grammy Awards al Mejor Cantante Latino del año por su disco “Un hombre solo”

*En 1990 conoce a Miranda Rijnsburger, una bella modelo holandesa con la que inició una relación que ha permanecido y de la que son frutos sus hijos Miguel Alejandro, Rodrigo, Cristina, Victoria y Guillermo, este último nacido el 5 de mayo del 2007 en Miami Beach.

SUMARIOS:

“La música y el amor no saben de fronteras, de distancias, ni lugar, no tienen edad”.

“¿Una bachata? ¿Por qué no? Los desafíos me parecen importantes, porque ahí ves si puedes superar tus límites”

“Soy un privilegiado de la vida”

“Cuando salgo al escenario, la emoción sigue siendo igual que hace 41 años, en Benidorm”.

“Me encanta estar con mi familia”.

“Soy una persona sencilla y un afortunado de la vida por haber tenido una segunda oportunidad de emprender el vuelo, después del accidente que sufrí, por contar con el cariño de mi público en todos estos años y por tener una familia tan maravillosa”

A Dios lo he sentido cerca tanto en los momentos felices, como en los momentos duros de mi vida. Y le agradezco todo lo que me ha regalado en estos años.

“Me considero un hombre feliz, por todo lo que la vida me ha dado”

La vida, para Julio Iglesias, es un continuo desafío;

“Para seguir vivo, hay que desear siempre algo más: vivir un nuevo amanecer, estar rodeado de las personas que quieres y que te quieren, compartir lo que tienes”

“Yo ya no canto por dinero, lo hago por ilusión y porque la música es el motor de mi vida”

“Mi familia lo es todo para mí. No hay ilusión más grande que la de tener un nido al que volver, después de una gira agotadora, y encontrarme ahí a la mujer de mi vida y a nuestros hijos”

“Mis tres hijos mayores, que son unos auténticos campeones”

“Soy el padre más orgulloso del mundo”

CURIOSIDADES

-Cada 30 segundos se oye un disco de Julio Iglesias en cualquier radio del mundo.

-Ha grabado canciones en 14 idiomas

-Lleva más de 300 millones de discos vendidos,

-Ha realizado más de 5,000 conciertos en más de 600 ciudades alrededor del mundo.

-Recibió el primer y único disco de diamantes jamás concedido a ningun cantante, por vender más discos en más idiomas que ningún otro artista en la historia. (1983)

-Ha sido inmortalizado en el Hollywood Walk of Fame.

-Le fue concedida “La estrella de la fama” en Hollywood, en 1985

-En 1988 ganó el Grammy Awards al Mejor Cantante Latino del Año y “Aplauso´92” como Artista del Año.

-En 1995, recibió el Golden Record Award.

-En 1997 recibe el Ascap Pied Piper Award, siendo el primer latino en recibir este premio, uniéndose a artistas de la talla de Frank Sinatra, Ella Fitzgerald, y Barbra Streisand, entre otros.

-El Alcalde de Miami declaró “El día de Julio Iglesias” el 8 de septiembre.

-Ha sido el único artista extranjero en la historia de China en recibir el Primer Disco de Oro.

-En Puerto Banús, en Marbella, existe una calle que lleva su nombre: Avenita Julio Iglesias, inaugurada en el año 2002.

-Es el español vivo más buscado en internet, solo superado por Pablo Picasso y Salvador Dalí.

-Ha sido catalogado como “Español Universal” y “Embajador de Galicia”

-Recientemente fue reconocido por el Ayuntamiento de Santo Domingo, con el Escudo Heráldico de la ciudad, en reconocimiento artístico y su amor por la gente y la tierra dominicana.

Algunos de sus discos más populares

Epílogo

Cuando se ha vivido en la fama por más de 40 años, la parafernalia de los conciertos, la algarabía de los fans, y los constantes aplausos, vienen a convertirse en un estilo de vida, natural, espontáneo y hasta cierto punto, necesario para sentirse vivo.  Sin ello, es posible que sucumba la alegría de vivir o la energía para conectarse con la pasión.  Julio lo sabe y lo asume.

Quizás por ello se renueva constantemente, se reinventa, responde a las demandas de cada público y se conecta con ellos de forma tal, que la emoción vaya más allá del tarareo de una canción conocida, hasta lograr sacudir el sentimiento.

No tiene una potente voz, y él lo sabe. Pero eso quizás es lo que le ha permitido acariciar con su voz melodiosa y tierna, los corazones de los enamorados de varias generaciones. El no ha sido una moda, ni un producto mercadologico. Julio Iglesias ha sido todo un fenómeno de popularidad desde que en el año 1968 ganó el Festival de Benidorm con su célebre canción “La vida sigue igual”.

Pero desde ese momento, la vida no fue igual para Julio. De repente se convirtió en una estrella, con un éxito tras otro, de forma imparable hasta llegar a la cima. Y en ella ha hecho residencia, sin que sus múltiples compromisos le impidan vivir a plenitud.

Por eso, al concluir un concierto, apagadas las luces, y llegado el silencio, no hay nada más placentero que llegar a casa. Julio lo expresa emocionado cuando afirma:

“No hay ilusión más grande que la de tener un nido al que volver, después de una gira agotadora, y encontrarme ahí a la mujer de mi vida y a nuestros hijos”.

Y  es este equilibrio majestuosamente logrado, lo que lo convierte en un personaje sin tiempo, en un ídolo indiscutible de la canción romántica de todos los tiempos, y en un auténtico modelo de perseverancia y disciplina, que nos permite disfrutarlo hoy, después de 40 años,

¡con la misma pasión que el primer día!