Jugos de frutas vs. frutas enteras

Jugos de frutas vs. frutas enteras

Un vaso de jugo de naranja natural en el desayuno es una imagen que asociamos con un comportamiento saludable… por tanto, ¿quién se atreve a poner en duda un zumo de naranja totalmente natural?
Los beneficios que nos brindan las frutas los conocemos todos, pero a la hora de consumirlas hay quien piensa que una de las mejores maneras de hacerlo es en jugo. Es aquí cuando surge la pregunta: ¿Fruta entera o en jugo natural?
En ese sentido, el médico nutricionista Félix Escaño señala que los principios elementales de la nutrición exigen el consumo de las frutas al natural más que en jugo, debido a los componentes estructurales de los residuos de las frutas (pulpa, gajos, etc.) que son ricos en fibras, antioxidantes, contenido de fenoles y antocianos, cada uno con funciones especificas.
“Las fibras movilizan el ritmo intestinal, los antioxidantes (fenoles y antocianos), previenen la formación de radicales libres que se forman a través del “estrés oxidativo” que ocurre dentro del movimiento bioquímico de los alimentos en su absorción y digestión de los mismos”, explica.
El doctor Escaño indica que además de estas funciones, las frutas también aportan vitaminas, minerales y micronutrientes necesarios para el buen funcionamiento del organismo.
Beneficios de la cáscara. La cáscara de las frutas más saludables, como los arándanos, manzanas, higos, albaricoques, peras, uvas, ciruelas, frambuesas, uva y fresas, son todos sitios de actividad biológica importante en la vida de la fruta.
La piel es el lugar donde la fruta interactúa con la luz y forma una variedad de pigmentos que absorben distintas longitudes de onda de la luz.
Estos pigmentos, entre ellos los flavonoides y carotenoides, se han investigado como nutrientes que protegen el alimento y la salud. La piel de frutas enteras como las uvas, en realidad tienen la capacidad de ayudar a proporcionar protección frente a la luz ultravioleta y disminuir el riesgo de cáncer.
La pulpa. Además de la piel, que es una fuente principal de fibra, la parte carnosa de la fruta también contiene fibra y otros nutrientes. El jugo de naranja es un buen ejemplo de los beneficios para la salud de la pulpa. Las secciones jugosas de la naranja contienen la mayor parte de su contenido en vitamina C. La vitamina C y los flavonoides trabajan juntos para apoyar la salud.
En diabéticos. En el caso de los diabéticos existe lo que se llama índice glucémico que ha permitido clasificar las frutas según sea su contenido de azúcar, de manera que el mango, níspero, guineo, zapote y uvas, tienen mayor cantidad de azúcar que las manzanas, peras, naranjas, mandarinas y otras. “De forma tal, que el menú de los diabéticos se puede orientar según sea el cálculo glucémico de las frutas”, aconseja el galeno.
Entonces, ¿es poco saludable el jugo? El jugo que ha sido despojado de su fibra y de una amplia gama de nutrientes es básicamente solo una fuente de azúcares, que carece de aquellos nutrientes de apoyo para ayudar a digerir, metabolizar y nutrir correctamente el cuerpo.
Sin embargo, no es que tomar zumos sea del todo malo, es una manera de consumir frutas. Pero debemos tener claro que no es lo mismo consumir la fruta de una forma u otra, ya que el aprovechamiento de los nutrientes que nos brinda este alimento no es el mismo. Desde luego que el zumo es la forma más sencilla de consumir fruta, lo que hace que esté muy extendida. Pero no por ello es la mejor manera, sino que tenemos que saber algunas cosas al respecto.
Por tanto, siempre será mejor elegir una pieza de fruta. En el caso de tener que optar por un jugo de frutas, la opción recomendable es que este zumo se prepare en casa sin azúcar añadida, descartando la opción de un zumo de frutas industrial.
“Si queremos un alimento más completo, se prefiere el consumo de las frutas completas con fines de obtener todas sus benevolencias”, concluye el doctor Escaño.