Juan Bautista Zafra y Benito Juárez

Juan Bautista Zafra y Benito Juárez

ROBERTO B. SALADÍN SELIN
Sin lugar a dudas que si hay un hombre público dominicano, sin el cual no puede escribirse la historia de la segunda parte del siglo XIX, lo fue Juan Bautista Zafra (1841-1886), iniciando su vida política precozmente a los 16 años de edad, participando en casi todos los gobiernos de ese período y como legislador del Congreso Nacional, autor de la iniciativa de designar en mayo de 1867 a Benito Juárez como Benemérito de las Américas.

Con Juan Bautista Zafra y Miranda, el Congreso Nacional de la República Dominicana, se llevó a una categoría internacional, porque ese reconocimiento a Benito Juárez, un indio zapoteca que había sido elegido Presidente de México en 1861, quien anunció, frente a las potencias europeas de esa época, que las deudas con esos países no se pagarían pasados dos años, lo que provocó que el Emperador francés Napoleón III, enviase un ejército a México para obligarlo a pagar sus deudas a Francia.

Esa fue la coyuntura internacional, en la que siendo el diputado más joven en el Congreso Nacional, después de ingresar a dicho Congreso en 1867 como representante de la Capital de Santo Domingo, en marzo de ese año, fue elevado a la Presidencia del Congreso, que Juan Bautista Zafra, cumpliéndose este mes de mayo 141 años, que nuestro Congreso Nacional declaró a Benito Juárez, Benemérito de las Américas, como un reconocimiento de los legisladores dominicanos al respeto de la soberanía en los países de América y especialmente a México.

La preclara inteligencia y talento político siendo casi un imberbe, lo hicieron transitar por los gobiernos de Santana y Báez, y al estallido de la Guerra Restauradora, Juan Bautista Zafra recibió lo galones de Capitán. Prueba de ese talento fue que cuando José María Cabral alcanzó la Presidencia de la República, Zafra fue designado como su Secretario Particular, destacándose ya como un miembro prominente del Partido Azul. Cabe recordar que Juan Bautista Zafra fue el padre de uno de los más grandes exportadores de café y ganadero de la República Dominicana, Don Luis E. Del Monte, hijo de la señora Josefa Del Monte.

La estatura de Juan Bautista Zafra y Miranda, queda demostrada por su estrecha relación y amistad, con hombres de la talla de Luperón, Cabral, Pimentel, Pedro Alejandrino Pina, Jacinto de la Concha, Gregorio Billini y Emiliano Tejera, entre otros, pasando de la vida política a la burocrática, de ahí a legislador y luego como Juez de la Suprema Corte de Justicia. Vivió exilios y destierros. En la férrea dictadura del gobierno de Ulises Heureaux se vio obligado a irse al exilio de nuevo, terminando sus días en Panamá, donde falleció en 1886, dejando una huella indeleble como hombre de Estado en nuestro país. Por eso, lo recordamos en este mes de mayo del 2008.