Joven casi pierde la vida por falta de atención médica

Joven casi pierde la vida por falta de atención médica

La madre de un joven que hace cuatro días sufrió una torsión testicular, que casi le provoca la muerte, denunció que este fue “rebotado” o transferido de tres centros de salud.
Se trata de Francisco Alberto Magallanes, de 24 años, quien finalmente fue intervenido quirúrgicamente en el hospital Francisco Moscoso Puello. Su madre, Sunilda Reyes, narró el calvario que vivió de un centro de salud a otro.
El paciente fue llevado a un centro de atención primaria privado, a los hospitales Francisco Moscoso Puello, al Ney Arias Lora y a la clínica Cruz Jiminián.
Reyes contó que el dolor de su hijo empezó el miércoles 10 de este mes a las 10:00 de la mañana, por lo que lo despacharon de su trabajo y fue llevado a un centro privado, donde le hicieron una sonografía y lo remitieron al hospital Francisco Moscoso Puello. “Ahí ni la mano le pusieron”, contó la madre.
Al llegar al Moscoso Puello le dijeron que ese día no estaban haciendo cirugías y lo despacharon. Entonces fueron al Ney Arias Lora, donde estuvo desde las 2:30 de la tarde del miércoles hasta las 11:00 de la noche. En ese centro lo revisaron, lo medicaron y lo volvieron a enviar al Moscoso Puello, en estado de mayor deterioro.
Ante esa situación ella decidió llevar a su hijo a la casa, al sector de Guaricano, pero el dolor no cesaba y la hinchazón era cada vez mayor, por lo que frente a la desesperante situación la madre decide llevar a Magallanes a la clínica del doctor Cruz Jiminián pero en la emergencia lo enviaron a consulta y le dijeron que no había urólogos disponibles.
Impotente, la madre regresa a su casa y por un contacto con el director del Ney Arias Lora vuelve con su hijo al centro.
Una vez en la emergencia, los médicos le reclaman por qué volvió a llevarlo y no se quedó en el Moscoso Puello. “Por qué vino”, “vino para que la lleven, es que no entienden”, le dijo una doctora en señal de disgusto.
Cuando se enteraron que el paciente había sido recomendado por la dirección del hospital una doctora se mofó del enfermo diciéndole “el pacientico de la dirección” o “el paciente estrella”. “No te dejes humillar porque venga de la dirección”, le dijo a una enfermera. Hasta la secretaria les pedía que volvieran al Moscoso.
Finalmente ahí le pusieron una solución al joven, lo inyectaron, se estabilizó y lo refirieron al Moscoso.
Pero su calvario siguió: en el Ney Arias no había ambulancia, por lo que los médicos de la emergencia le dieron un número de teléfono para que llamara una. “Si no encuentra pública, búsquela privada o lléveselo en un taxi”, le dijeron.
Gracias a la gestión de un conocido consiguió una ambulancia de la red y el joven fue llevado al Moscoso, donde lo operaron de emergencia y perdió un testículo. La madre hizo la denuncia porque cree que eso viven cada día los pobres en los hospitales. “Quiero evitar que a otros les pase”.

La afección. La torsión testicular produce hinchazón y dolor porque el cordón que lleva el esperma a los testículos se tuerce y la sangre no llega al testículo, explicó el urólogo Wilton Cabral, quien dijo que si el paciente no se atiende a tiempo puede morir. Cabral agregó que si el urólogo lo revisa en la emergencia se pueden evitar la cirugía y la pérdida del testículo.