Jordania desea fomentar turismo religioso gracias a la visita del papa

Jordania desea fomentar turismo religioso gracias a la visita del papa

AMMAN. El sector turístico en Jordania, afectado por las crisis en Medio Oriente, quiere sacar partido de la visita del papa a finales de mayo para explotar el turismo religioso gracias a los numerosos lugares bíblicos del reino. Los ingresos turísticos de Jordania, donde el papa Francisco comenzará una gira regional del 24 al 26 de mayo en Tierra Santa, representan 12% del PIB de este pequeño país desértico de 7 millones de habitantes.

Además de contar con varios lugares históricos, como la célebre ciudad antigua de Petra, las ruinas romanas de Jerash (Gerasa) y las orillas del Mar Muerto, Jordania tiene varios lugares sagrados como el Monte Nebo, donde Dios mostró la tierra prometida a Moisés, según la Biblia, o la región de Wadi al Jarrar, en el Valle del Jordán, que se considera el lugar donde fue bautizado Jesucristo.

En Madaba, cerca de Ammán, es posible observar un plano de Jerusalén y de la Tierra Santa del siglo VI, considerado por los arqueólogos como el mosaico geográfico más antiguo que se conoce.

Pero el sector turístico se ha visto sumamente perjudicado por la inestabilidad regional después de la Primavera Árabe y sobre todo a causa de la guerra civil en Siria, que obligó a casi tres millones de personas a huir del país. Aproximadamente 600.000 sirios fueron recibidos en el reino, según la ONU.

En 2013, 5,4 millones de turistas visitaron el país, generando ingresos de unos 3.000 millones de dólares, en comparación con 6 millones de visitantes y 3.200 millones de dólares en 2012.

«Esta baja es el resultado de los problemas políticos y de seguridad en países vecinos como Siria, Egipto y Líbano», afirmó Abdul Razaq Arabiat, director de la Oficina de Turismo Jordano.

«Nosotros queremos concentrarnos en el turismo religioso y convertirlo en una prioridad. Ese turismo puede verse menos afectado por los problemas políticos y económicos», agregó, destacando que su país «posee una situación geográfica única en Medio Oriente».