Jefe misión ONU en Haití pide apoyo y perseverancia

Jefe misión ONU en Haití pide apoyo y perseverancia

Naciones Unidas  (EFE).- El jefe de la Misión para la Estabilización de la ONU en Haití (MINUSTAH), Juan Gabriel Valdés, pidió ayer, en su despedida del cargo, apoyo internacional a largo plazo y perseverancia para que el país caribeño salga de la pobreza. Valdés abandonará su cargo a finales de mayo para regresar a su país, Chile, y será sustituido por el ex embajador guatemalteco Edmond Mulet en sus funciones como representante especial de la ONU y jefe de la MINUSTAH.

En una rueda de prensa, Valdés subrayó que por primera vez en años “existe un cierto sentimiento de transición en Haití”, con la investidura del nuevo presidente René Preval, surgido de las pasadas elecciones.

“Preval ha iniciado un período de esperanza. La sociedad se ha movilizado a su favor. Los sectores económicos y sociales lo apoyan, y es necesario que mantenga ahora también el apoyo internacional”, resaltó.

Consideró que será decisiva la conferencia de donantes, convocada para el 23 de mayo en Brasilia, en la que participarán los países contribuyentes de tropas de la MINUSTAH, la comunidad donante y las naciones que integran el Grupo de Amigos de Haití (UE, Canadá, Latinoamérica y EEUU).

En ese encuentro, agregó, el presidente haitiano presentará detalladamente los planes para consolidar las instituciones democráticas y promover el desarrollo social y económico a corto y largo plazo en su país.

Se evaluará también el destino de los 800 millones de dólares que los países hicieron efectivos en los últimos dos años, tras la conferencia de donantes que se celebró en Washington en el 2004, y las necesidades financieras actuales.

“Es absolutamente importante que Préval obtenga un apoyo financiero para el presupuesto gubernamental en los seis primeros meses de su mandato”, declaró Valdés.

En este sentido, también expresó su confianza ante la celebración a fines de junio o principios de julio de otra reunión en Puerto Príncipe, convocada por el Banco Mundial (BM) para apoyar a los proyectos de desarrollo del país caribeño.