Jefe de los cascos azules en Siria dimite en señal de protesta

Jefe de los cascos azules en Siria dimite en señal de protesta

Manila.- El jefe del contingente filipino de la Fuerza de la ONU de Observación de la Separación en los Altos del Golán (UNDOF), Ezra James Enriquez, ha dimitido del cargo en señal de protesta por la orden que recibió de entregar las armas a los rebeldes sirios tras ser atacados la semana pasada, informaron hoy fuentes militares.

Según el Ejército de Filipinas, el coronel Enriquez consideró que la orden que recibió del comandante del UNDOF, el indio Iqbal Singha, puso en peligro la vida de los 72 casos azules filipinos.

El militar presentó su baja el domingo pasado como jefe del contingente filipino del UNDOF, compuesto por 331 soldados que tienen previsto regresar a Filipinas en octubre.

Los incidentes comenzaron el jueves pasado, cuando los insurgentes rodearon los dos puestos de los cascos azules en los Altos de Golán y exigieron que entregasen sus armas.

El ataque comenzó el sábado, cuando Enriquez desobedeció la orden de Singha e indicó a sus soldados que conservaran sus armas.

Los rebeldes, incluidos miembros del Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, atacaron con armas ligeras y una metralleta antiaérea la posición 69, donde 32 filipinos se defendieron y pudieron escapar con apoyo de carros blindados y del Ejército sirio, además de un contingente irlandés de la ONU.

La posición 68, defendida por 40 cascos azules filipinos, combatió durante siete horas contra un centenar de insurgentes, y aprovecharon un alto el fuego para escapar en la medianoche del sábado.

El jefe del Estado Mayor del Ejército de Filipinas, el general Gregorio Catapang, ha pedido que se investigue la polémica orden que dio Singha.

«No queremos disculpas. Lo que necesitamos es que se investiguen las razones por las que Singha dio esas órdenes», dijo ayer ante la prensa Catapang.

Por su parte, el presidente de Filipinas, Benigno Aquino, ha pedido al Ejército un informe detallado de lo ocurrido, mientras que el Gobierno del país reiteró su compromiso con la misión de la ONU en los Altos del Golán.

El año pasado, varios soldados filipinos fueron secuestrados por rebeldes sirios y acabaron por ser liberados ilesos.

La UNDOF fue creada el 31 de mayo de 1974 a fin de supervisar el acuerdo de Siria e Israel para la retirada de los Altos del Golán y vigilar que se mantiene el cese al fuego acordado entre las partes.

Este destacamento está integrado por 1.223 efectivos de seis países (Fiji, India, Irlanda, Nepal, Holanda y Filipinas), de acuerdo con los datos de finales de julio.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas