Japón mantiene suspensión de dos vacunas por muerte de niños sin aclarar

Japón mantiene suspensión de dos vacunas por muerte de niños sin aclarar

Tokio, (EFE).- El Ministerio de Sanidad japonés mantendrá r temporalmente la suspensión para administrar dos vacunas al no haber podido aclarar todavía si están relacionadas con la muerte de cinco niños menores de dos años.  

Según informó hoy a Efe un portavoz del Ministerio japonés, se tomó esa decisión al término de una reunión celebrada a última hora de ayer, martes, por el Comité de Estudio encargado de estos casos.

Las dos vacunas se administran en Japón desde diciembre de 2008 y están destinadas a combatir la meningitis bacteriana y la neumonía estreptococos.   “La convocatoria de la próxima reunión del Comité de Estudio será pronto, aunque aún no se sabe la fecha”, declaró el portavoz del Ministerio de Sanidad de Japón.  

Una de las vacunas, llamada Prevenar y empleada contra el neumococo, fue fabricada por la farmacéutica Pfizer, y la otra, ACT-HIB, dirigida a combatir la meningitis bacteriana, por Sanofi Pasteur.  

Su uso está prohibido en Japón desde el pasado cuatro, después de que entre ese día y el seis de febrero falleciesen cinco niños cuyas edades van de tres meses a dos años, a quienes poco antes se les había administrado al menos una de las vacunas.  

En declaraciones a la cadena de televisión pública NHK, Nobuhiko Okabe, miembro del Comité de Estudio del Ministerio de Sanidad, indicó que carecen de información suficiente pero que, aunque los datos son “limitados”, era necesario tomar una decisión.  

 Los médicos consultados hasta ahora por Sanidad, incluidos quienes atendieron a los menores, han considerado que por ahora es “imposible evaluar” la relación directa entre esas muertes y las vacunas.  

De los cinco fallecimientos, cuatro de los niños recibieron las dos vacunas, mientras a una niña de menos de un año de edad solo se le administró la dosis contra la meningitis bacteriana, según un comunicado del Ministerio de Sanidad.  

Las muertes se produjeron un día después de recibir las vacunas en tres casos (un niño de dos años y dos niñas de menos de un año); dos días después para un bebé de menos de un año y tres días después en el caso de una niña menor a seis meses. EFE