Ives Saint Laurent: el arte de la moda

Ives Saint Laurent: el arte de la moda

Recientemente, partió de este mundo,  Yves Saint  Laurent, considerado uno de los íconos de la alta costura francesa, un ícono del siglo XX. Como todos los grandes, su  personalidad  es inseparable de su creación. Dicen sus  biógrafos  que desde una  edad muy precoz, el creador manifestó una extraordinaria disposición  y  obsesión  por el dibujo. Cierto es, que este artista nacido en Argelia  cuando ese territorio era una colonia francesa, de inmediato se destacó por su precocidad.

Llega  a París  con 19 años, cuando ya tiene una  madurez bien afincada por lo que  quiere, de tal manera, que  su trazo depurado  y  sobrio  fue  inmediatamente observado por la Casa Christian Dior, en la que a los 21 años le convierten en el diseñador jefe.

Marc Bohan integra inmediatamente  a  Saint  Laurent  en sus  talleres, provocando entonces  un  asombro espectacular en el medio de la  alta costura parisina. Empieza a diseñar prendas que reflejaban el papel cambiante de la mujer en la sociedad de la segunda mitad del siglo pasado. Debemos considerar  que  este  círculo ”fashionista”, funciona  de manera  cerrada  y confidencial, casi secreta, lo que confirma  la  apuesta de talento y la confianza  moral   que  la casa  Christian  Dior  depositó  en  quién  años  más  tarde  por  estricta ley del talento  y de la inteligencia  se convertiría en un valor seguro de la  Alta  Costura con un gran potencial de concurrencia. Pero, no se podía frenar el destino vanguardista y revolucionario de  Saint  Laurent. Su  línea es él mismo, su  estética es su  propia  actitud con la sociedad: discreción,  prudencia  y  buenas formas.

Cómo descartar  sus diseños  alargados,   aéreos y libres de su mismo cuerpo  y personalidad…. Abierta  y discreta,  pero entregada  a los aires del tiempo. Así  como Chanel liberó a la mujer del corset  y  puso en evidencia  la cintura, las piernas  y el escote, Saint  Laurent  trabajó para la  eficiencia de la dinámica, lanzando el famoso traje-chaqueta,  pantalón  con  blazer cruzado, de tal manea que la mujer  profesional pudiera  circular con una  línea elegante  y  femenina, con  pinzas en la cintura del pantalón y  blusas  anchas sin  cuello, vestidas de un “foulard” de colores  vivos.

«Encontré mi estilo a través de las mujeres. De ahí viene su fuerza y vitalidad, ya que dibujo sobre el cuerpo de una mujer», dijo Saint Laurent en una ocasión.

Esa  mujer  aerodinámica  no puede  visualizarse  sin la  famosa  gabardina de frunce en la  espalda, anchas solapas y  cinturón  que ponga en evidencia la cintura, ya que  jamás  Yves  Saint  Laurent  dejó de mostrarla en su  estética femenina. Como todos  los grandes  artistas  tuvo que  llegar la musa  y ésta fue la diva  Catherine  Deneuve,  hoy  inconsolable de la muerte de  un amigo que reconoció en ella la perfección  de la  mujer francesa, educada, sensual, discreta y agitadora de ideas  y causas  compartidas. Sus creaciones adornaron a las mujeres más famosas del mundo, como Catherine Deneuve, Paloma Picasso y la Princesa Grace de Mónaco, que fueron algunas de sus más fervientes admiradoras.

Yves  Saint Laurent es un baluarte  del  glamour parisino, con aristocracia  por la democracia, pertenece  al sector de los escogidos  dentro de una elite muy cerrada que apoyó abiertamente las orientaciones socialistas de  Francois Mittérand, en el arte y  la cultura. Ha sido un gran coleccionista de arte  clásico, de  Picasso,  pero también del pop art, y compartió  con Andy  Wharhol  los excesos  de los años 70.

Se  implicó  en los  planteamientos de liberación  y libertad  del parisino mayo del 68, asumiendo los tiempos  y desplazándose  hacia la  “rive gauche”,  es decir,  hacia la orilla de la izquierda del Sena, donde hoy día está la sede de su Casa de creación, exactamente  en la  Place Saint  Sulpice, avasallada  todos  los veranos por los turistas  japoneses  y de los  Emiratos  Árabes donde la marca  goza del mayor mercado. Mudarse  del otro lado del Sena, salirse del espacio de los  Campos  Elíseos  y de la  Avenida Montaigne, para ocupar un territorio marcado por la rebelión  estudiantil y  la izquierda  fue un lujo con éxito, una  apuesta  que  este artista ganó y selló  con su famoso perfume  Rive  Gauche…

En sus  éxitos no podemos  olvidar  las  botas para  mujer calzadas de cuero y altas en la forma del pie, pero de plexiglás en el cuerpo  para tomar  la forma de la  pantorrilla  y pegarse a la pierna  femenina.

Los  hombres, le deben las  famosas camisas de cuello alto  y  ancho, de cuadros  y  entalladas, pero  además, el blazer  cruzado  de  cuatro  botones dorados y botoncillos en la  manga.

Saint  Laurent puso  en  evidencia  la espalda  masculina  con cortes en las caderas y guates en los  hombros  para evidenciar el  tórax.

Como  los grandes  dibujantes  le apasionaba el trazo, la  línea y  fue  probablemente con él que se  abrió la  libertad de una moda  unisex, sin romper  la virilidad, ni la feminidad. Según la corresponsal de la BBC, Razia Iqbal, el modisto cambió para siempre el modo en que se visten las mujeres, introduciendo elementos como el traje pantalón o la chaqueta estilo safari.

Sus orígenes  burgueses  y de cuna, con una gran educación  hacia  la cultura  y el  arte, lo llevaron  a juntarse con los mayores artistas de la década del 70, que veían en él un creador conceptual  y osado.

Su escudo de nobleza, fue  siempre  su discreción, su angustia frente al éxito  y su rechazo  a la vulgaridad  del dinero  y del poder.

Este hombre  flaco  y  largo, con  lentes de intelectual  distraído, supo  además,  respetar todos  los colaboradores y las colaboradoras  que trabajaban en sus talleres desde la que hacía el primer  hilván hasta la que  vestía a  la primera  maniquí africana  que  él puso a desfilar  por primera vez.

A pocos días de su fallecimiento,   el mundo del arte y la cultura se empieza a manifestar en los homenajes al icono de la moda, y el primer paso lo ha dado la famosa casa de subasta Christie´s, quienes subastarán diseños de Saint Laurent el próximo 2 de julio. La selección de modelos incluirá ropa y joyería que abarca toda la carrera de Saint Laurent, los que estarán acompañados por creaciones de Paco Rabanne, Christian Lacroix o Thierry Muegler.

“Es un tributo especial al legendario creador francés Yves Saint Laurent, al incluir ropa y joyas que abarcan toda la carrera de Saint Laurent, desde un vestido de cóctel que hizo para Dior en 1958 a un jersey de color camel ribeteado de piel de zorro, de su marca YSL Rive Gauche”, que contó entre los preferidos de Jackie Kennedy Onassis, indicó la firma en un comunicado de prensa.

De Saint Laurent (1936-2008) se venderán también algunos complementos de moda diseñados por él mismo y que son simbólicos de su estilo, entre ellos una gargantilla con flores de metal dorado y resina roja.