Islamistas cambiarían niñas por militantes presos

Islamistas cambiarían niñas por militantes presos

Lagos. EFE. La secta radical islámica Boko Haram exigió ayer la libertad de sus militantes para poner fin al secuestro de las más de 200 niñas que capturó hace un mes en el norte de Nigeria, donde fuerzas extranjeras han comenzado a colaborar en su rescate.

La condición fue lanzada por el líder de la secta, Abubakar Shekau, en un vídeo difundido por los medios locales, en el que asegura que las niñas han sido convertidas al Islam. Las imágenes, divulgadas muestran a un centenar de niñas aparentemente recitando fragmentos del Corán y haciendo declaraciones de fe, ataviadas con el hiyab (vestimenta femenina islámica) y rodeadas de vegetación. Shekau, que días atrás amenazó con vender a las niñas como esclavas, se muestra dispuesto a negociar su intercambio por los insurgentes que se encuentran arrestados por las fuerzas de seguridad nigerianas.