Irán retoma plan nuclear

Irán retoma plan nuclear

Viena, (EFE).- El régimen ultraconservador de Irán desafió hoy a la comunidad internacional al eliminar los precintos de la ONU que sellaban algunas de sus instalaciones nucleares más controvertidas con la intención de querer enriquecer uranio para fines científicos, un material que sirve para construir bombas atómicas. Teherán señala que la congelación desde hace más de dos años de su programa de enriquecimiento de uranio era una medida voluntaria y que su reinicio es legal.

Sin embargo, el cumplimiento del llamado “Acuerdo de París” de 2004, según el cual Irán suspendió el enriquecimiento de uranio a cambio de negociaciones sobre incentivos comerciales y nucleares, era la condición de la Unión Europea (UE) para no denunciar a Irán ante el Consejo de Seguridad de la ONU.  Ahora que el pacto ha sido violado, los europeos, liderados por Alemania, Francia y el Reino Unido (UE-3), junto con Estados Unidos, podrían impulsar una pronta denuncia de Irán ante el órgano máximo de la ONU, indicaron diplomáticos en Viena.

La Junta de Gobernadores del OIEA constató en una resolución adoptada en septiembre de 2005 que Irán incumplió en el pasado sus obligaciones de salvaguarda (controles) nucleares, lo que requiere según el estatuto del organismo informar al Consejo de Seguridad.

Sin embargo, la Junta aplazó una posible denuncia para darle más tiempo a las iniciativas diplomáticas realizadas por la UE-3 y por Rusia, que propone producir uranio enriquecido en su territorio en el marco de una sociedad compartida con Irán.

Diplomáticos occidentales indicaron hoy en Viena que tras las acciones y anuncios de Irán de hoy, la convocatoria de una reunión urgente de la Junta de Gobernadores es más probable de que nunca.

Con los pasos tomados hoy, Irán podría incluso haber irritado a Rusia y China, dos potencias que han apoyado a Teherán hasta ahora.

Ambos países habían instado a Irán en las últimas semanas a volver a la mesa de negociaciones y a no retomar su polémico programa de enriquecimiento de uranio.

También el director general del OIEA, Mohamed El Baradei, parece estar “perdiendo la paciencia”, tal y como dijo el domingo pasado en una entrevista concedida a la emisora británica “BSkyB”.

Cualquier país miembro de la ejecutiva del OIEA puede convocar una reunión de carácter urgente en un plazo de 72 horas, mientras que la próxima sesión prevista tiene como fecha el 6 de marzo.

Según informó hoy el OIEA, Irán ha anunciado que va a introducir uranio en forma de gas (UF6) en una cascada de centrifugadoras para producir uranio enriquecido con “fines científicos”.

Enriquecer uranio es una actividad legal bajo el Tratado de No Proliferación de armas nucleares (TNP) siempre y cuando sea para fines pacíficos, algo que el OIEA no ha podido comprobar de forma definitiva en el caso de Irán.

Por eso, la Junta ha instado a Teherán en varias resoluciones a mantener suspendidas esas actividades como medida de creación de confianza para poder agilizar la investigación.

El ministro británico de Asuntos Exteriores, Jack Straw, dijo hoy en Londres que “no hay una buena razón por la que Irán haya tenido que dar este paso si sus intenciones son realmente pacíficas y quiere resolver las viejas preocupaciones internacionales”.

Por su parte, Washington advirtió a Irán de que si mantiene sus planes de restablecer sus actividades nucleares la comunidad internacional denunciará al país ante el Consejo de Seguridad.

En caso de que Teherán mantenga “el camino actual” y sigan sin acatar la normativa internacional “no hay otra elección más que denunciar este asunto al Consejo de Seguridad” de la ONU, declaró a la prensa el portavoz de la Casa Blanca, Scott McClellan.

La presidencia austríaca de UE dijo hoy en Viena que las actividades de Irán “socavan la confianza internacional en la naturaleza pacífica de su programa nuclear”.

Irán insiste en su derecho como firmante del TNP de enriquecer uranio y producir combustible nuclear para sus plantas energéticas, mientras que EEUU y la UE sospechan que las intenciones verdaderas de Teherán son hacerse con bombas nucleares.

En el mundo hay sólo ocho países que producen uranio enriquecido a nivel comercial: EEUU, Rusia, China, Holanda, el Reino Unido, Alemania, Francia, Brasil y Japón.

Para que la producción de combustible nuclear mediante uranio enriquecido tenga sentido comercial, Irán debería tener al menos una decena de plantas atómicas, aseguran expertos en la materia.

Sin embargo, el país persa tiene apenas en construcción una planta de energía nuclear en Busher, en el sur de país, con la ayuda de Rusia, que proveerá el combustible y retomará sus residuos para evitar un desvío de materiales para fines militares. 

 

EU amenaza   a Teherán

Washington, (EFE).- El gobierno de EEUU dejó hoy claro que si Irán reanuda las actividades de enriquecimiento de uranio, la comunidad internacional puede llevar su caso al Consejo de Seguridad de la ONU para la imposición de sanciones contra ese país.

En caso de que las autoridades iraníes mantengan “el camino actual” y sigan sin acatar la normativa internacional “no hay otra elección más que denunciar este asunto al Consejo de Seguridad” de la ONU, declaró a la prensa el portavoz de la Casa Blanca, Scott McClellan.

“Cualquier reanudación de las actividades de enriquecimiento o procesamiento (de uranio) supondría una violación más” de los compromisos que Irán adquirió con los países europeos que tratan de convencer a las autoridades iraníes de que abandone sus aspiraciones nucleares, añadió.

McClellan insistió en que, si Irán decide dar algún paso en ese sentido, se produciría una “seria escalada” en relación con este asunto.

El Departamento de Estado también dio a entender hoy, martes, que se le está acabando la paciencia y la diplomacia porque, según su portavoz, Sean McCormack sólo ven “reacciones negativas de Irán”.

EEUU ha reiterado que el asunto nuclear iraní terminará en el Consejo de Seguridad de la ONU pero, en estos momentos, no va “a dar por supuesta” ninguna salida a esta situación, añadió McCormack en rueda de prensa.

“Hay diferentes opciones diplomáticas disponibles”, entre las que el portavoz citó la posibilidad de solicitar una reunión de emergencia de la Junta de Gobernadores del OIEA.

“Veremos lo que se decide en los próximos días o semanas”, añadió.

Washington reaccionó inmediatamente después de que las autoridades iraníes comenzasen a eliminar los precintos de la ONU que sellaban algunas de sus instalaciones nucleares más controvertidas, con la supuesta intención de enriquecer uranio para fines científicos.

El número dos del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), Mohamed Saidi,, confirmó que “se han retirado los precintos bajo supervisión del OIEA y se han reanudado los trabajos de investigación”.

También el director general del OIEA, Mohamed El Baradei, informó hoy a la Junta de Gobernadores sobre las intenciones de Teherán, poco después de que técnicos iraníes empezasen a romper precintos en varias instalaciones nucleares.

EEUU se mantiene en consultas con los países europeos y otros miembros de la comunidad internacional para decidir cómo dar respuesta a su preocupación por el comportamiento de Teherán.

Esa preocupación es fundada, según McClellan, teniendo en cuenta “la historia de disimulo y ocultamiento de sus actividades (…) y su continuo incumplimiento de sus obligaciones de salvaguarda”.

Washington insiste en que lo que tiene que hacer Irán es “cumplir el Acuerdo de París, volver a las negociaciones, actuar de buena fe y dar garantías objetivas de que se puede confiar en él y de que no está desarrollando armas nucleares bajo la excusa de un programa civil”.

El cumplimiento del Acuerdo de París de 2004, según el cual Irán suspendió el enriquecimiento de uranio a cambio de negociaciones sobre incentivos comerciales y nucleares, era la condición de la Unión Europea (UE) para no denunciar a Irán ante el Consejo de Seguridad de la ONU.

Ahora que el pacto ha sido violado, los europeos, liderados por Alemania, Francia y el Reino Unido (UE-3), junto con EEUU, podrían promover una pronta denuncia de Irán ante el órgano máximo de la ONU.

Enriquecer uranio es una actividad legal bajo el Tratado de No Proliferación de armas nucleares (TNP) siempre y cuando sea para fines pacíficos, algo que el OIEA no ha podido comprobar de forma definitiva en el caso de Irán.

Irán insiste en su derecho como firmante del TNP de enriquecer uranio y producir combustible nuclear para sus plantas de energía, pero EEUU y la UE sospechan que las intenciones verdaderas de Teherán son hacerse con bombas nucleares.