Irán afirma que el avión espía de EEUU capturado ya es de su propiedad

Irán afirma que el avión espía de EEUU capturado ya es de su propiedad

Teherán, (EFE).- El ministro de Defensa iraní, general Ahmad Vahidi, dijo hoy que el avión espía no tripulado de EEUU que han capturado «ya es propiedad de la República Islámica de Irán», en respuesta a la petición del presidente estadounidense, Barack Obama, de que lo devuelvan.

 En declaraciones que hoy divulgó la agencia oficial, IRNA, Vahidi precisó que «Teherán decidirá lo que va hacer con el avión», un RQ-170 Sentinel de EEUU, fabricado con tecnología «indetectable» y con los más modernos equipos electrónicos de reconocimiento y espionaje. Vahidi dijo que no podía dar más detalles de los facilitados hasta ahora sobre el avión, que consideró «uno de los logros científicos más destacados de EEUU».

Algunas autoridades iraníes han dicho que han empezado ya a descifrar los secretos del RQ-170 y que Rusia y China han pedido autorización para examinarlo. Por su parte, en su rueda de prensa habitual de los martes, el portavoz del Ministerio de Exteriores iraní, Ramin Mehmanparast, se refirió a la petición de Obama.

«En vez de disculparse por violar el espacio aéreo iraní, lo que constituye un delito, en una huida hacia adelante ha pedido eso (que se les devuelva el avión)», dijo.

«Obama se ha olvidado de que este avión había violado el espacio aéreo iraní y se dedicaba a operaciones de espionaje», recalcó Mehmanparast, para quien esta acción estadounidense «puede poner en peligro la paz y la seguridad internacionales». Sin decirlo expresamente, Mehmanparast apuntó que Irán no devolverá el avión- «Los estadounidenses deben afrontar las consecuencias y responsabilidades por la violación el espacio aéreo iraní».

El pasado 4 de diciembre Irán anunció que había capturado un moderno avión espía no tripulado de EEUU y posteriormente difundió imágenes que las autoridades estadounidenses han reconocido que corresponden a uno de sus RQ-170 Sentinel, que dijeron haber perdido en el oeste de Afganistán. EFE