Inversionistas se frotan las manos

Inversionistas se frotan las manos

DETROIT. AP. Bienvenidos a la Nación de los Caseros, donde abundan las ejecuciones de hipotecas y se ofrecen a la venta al menos 1.800 viviendas por menos de 10,000 dólares cada una, hasta 10 veces menos que el precio inicial.

En casos extremos, hay casas que se venden por un dólar o menos, lo que ha atraído a Detroit a inversionistas desde lugares tan lejanos como Gran Bretaña e incluso Australia.

«En los últimos meses, he tenido 10 nuevos clientes de fuera del estado que están comprando en grandes cantidades», dijo Mike Shannon, un agente de bienes raíces de los suburbios de Detroit.

Su oficina se especializa en ejecuciones de hipotecas en una ciudad que está entre las primeras en el país en ese respecto. «Ellos vienen y nos dicen: ’Mira, queremos comprar 50, 100, 1.000 casas’. Quieren adquirir todas las viviendas baratas que puedan encontrar». Pese a la profunda crisis en el mercado de bienes raíces, las ventas de viviendas con hipotecas ejecutadas están en auge.

Shannon recibe regularmente llamadas de personas buscando comprar y recientemente le vendió 30 casas en un día a un comprador. Un trío de inversionistas británicos han comprado media decena y van a adquirir más. «Yo pensé que sería una buena idea darse una mirada», dijo Darren Veness, que vive cerca de Brighton, Inglaterra.

Los compradores de fuera del estado son los más recientes en una larga fina de caseros que están tomando posesión de montones de viviendas en una ciudad que gracias a una vez poderosa industria automovilística llegó a tener una de las mayores tasas de ocupación de viviendas en el país.

Los inversionistas exteriores no están solamente interesados en Detroit, pero ha sido un blanco especial a causa del gran volumen de viviendas disponibles y el hecho de que los precios han caído más que en ninguna otra parte. Detroit tiene ahora la menor tasa de ocupación de viviendas entre las 20 ciudades más grandes del país, de acuerdo con datos analizados por el veterano demógrafo local Kurt Metzger. Incluso la venta de casas subsidiadas por el gobierno federal ha sido afectada por la crisis.

El precio pormedio de venta para esas casas se desplomó de 46.702 dólares en el 2003 a 8.692 el año pasado. En el primer mes del 2009, el precio promedio fue de 6.035 dólares. Aún así, no todo el mercado de bienes raíces en Detroit se ha desplomado. Entre los anuncios de venta está el de una mansión de siete dormitorios en el histórico barrio de Indian Village por 849.900 dólares, y un penthouse en el edificio Albert Kahn por 765.000 dólares.

¨Cuál es el efecto de esta ola de ventas baratas en una ciudad cuya población ha caído casi a la mitad desde 1950, sin indicios de recuperación? Los ganadores pudieran ser aquellos lo suficientemente afortunados para vivir en una casa reparada por un casero legítimo. Los otros pudieran ser los que terminen en manos de menos reputación. Aún no está claro cómo le resultarán las cosas a los caseros que llegan a un mercado que muy bien pudiera no haber tocado fondo.

Igualmente para los pocos vecinos que aún son dueños de sus casas, que podrían beneficiarse por la ocupación de viviendas contiguas, pero casi seguramente encontrarán que las suyas tienen un precio menor que lo que ellos pagaron o deben. Novella Willis, residente desde hace tiempo en Cruse Street, va a terminar muy pronto de pagar su hipoteca, pero está entre aquellos atrapados en el cambiante mercado. «Ninguna de estas casas se está vendiendo. Ninguna de ellas», dice. «Si usted camina hasta la próxima cuadra, va a ver un montón de hipotecas ejecutadas».