Inversionistas aprovechan caída en la volatilidad de las monedas

Inversionistas aprovechan caída en la volatilidad de las monedas

La caída de la volatilidad de las monedas a los niveles más bajos desde 2007 resulta una bendición para los operadores capaces de aprovechar las diferencias entre las tasas de interés mundiales.

Un índice de UBS AG, que sigue los retornos de los ‘carry trades’ en el mercado de divisas, dio un salto de 3.8 por ciento este año, superando ampliamente lo que los inversores podían obtener con las acciones o los bonos.

Un parámetro de JPMorgan Chase Co. de fluctuaciones de precios previstas en las monedas se desplomó 20 por ciento en el mismo período al nivel más bajo desde el comienzo de la crisis financiera mundial.

Los operadores ahora se apresuran a apostar a la operación, beneficiando a los países con tasas relativamente altas.

Invertir en monedas fue una propuesta perdedora en los últimos tres años ya que los mayores bancos centrales del mundo tomaron el control de los mercados reduciendo los costos de endeudamiento e inyectando billones de dólares de efectivo en el sistema financiero mundial para impulsar el crecimiento. Eso atenuó las tendencias a las que recurren los operadores para ganar dinero.

“La gente se vio atraída a los carry trades”, dijo Steve Barrow, responsable de investigación del Grupo de los 10 en Standard Bank Plc en Londres, en una entrevista telefónica del 7 de abril. “Si uno opera en el mercado de divisas, ¿de qué otra manera va a ganar dinero? Eso probablemente dé a las monedas de mercados emergentes cierto sostén claro”.

Tendencias aplanadas. En los carry trades los operadores compran activos de alto rendimiento tomando préstamos en monedas de países con costos de endeudamiento más bajos. Una caída en la moneda de financiamiento o un alza en el tipo de cambio de destino eleva el retorno del diferencial de las tasas de interés.

La menor volatilidad reduce la posibilidad de que la operación se caiga por fluctuaciones violentas de los tipos de cambio.

Los últimos años fueron difíciles en el mercado de divisas de US$5.3 billones diarios, donde las sumas de dinero sin precedentes inyectadas en todo el mundo por los bancos centrales aplanaron muchas de las tendencias de las que dependen los operadores para ganar dinero.

El Índice Global Currency Managers de Parker Global Strategies LLC, que sigue el desempeño de catorce fondos que considera la elite de su clase, bajó 1.2 por ciento este año, llevando su baja desde fines de 2010 a 9.1 por ciento.

Los inversores también han tenido que vérselas con investigaciones en los tres continentes sobre supuesta manipulación de tasas que llevaron a la suspensión de agentes de bolsa de Estados Unidos a Singapur y Suiza.

El carry trade más rentable financiado con dólares estadounidenses en el último mes fue comprar reales brasileños, que dieron a los inversores una ganancia de 8.2 por ciento, muestran los datos que reunió Bloomberg. La compra de la lira turca y el peso colombiano proporcionó las segundas mejores ganancias financiadas con dólares, que fueron de 6.8 y 6.4 por ciento.