Inician carrera por presidencia de Bolivia

Inician carrera por presidencia de Bolivia

LA PAZ (AFP).- Una fiebre de candidaturas presidenciales se desató el martes en Bolivia, horas después que la cámara de Diputados diera luz verde a la celebración de elecciones anticipadas en diciembre, pese a que aún falta la ratificación del Senado y la convocatoria oficial del presidente provisorio Eduardo Rodríguez.

Apenas conocida la resolución parlamentaria, las candidaturas del ex presidente conservador Jorge Quiroga, del líder cocalero Evo Morales, del empresario Samuel Doria Medina, del presidente del Congreso Hormando Vaca Díez y del reciente renunciante ex mandatario Carlos Mesa se pusieron prácticamente en liza.

A unos cinco meses de los comicios para presidente, vicepresidente y parlamentarios, Quiroga, delfín del fallecido presidente Hugo Bánzer, fue anunciado por su partido, la Acción Democrática Nacionalista (ADN).

«Es el hombre necesario, Bolivia necesita a Jorge Quiroga», proclamó un dirigente de ADN, Paul Bravo.

El cocalero Morales, que en 2002 disputó la presidencia al derechista Gonzalo Sánchez de Lozada, también puso a tono su postulación.

«Nosotros tenemos nuestro candidato que es Evo Morales, obviamente. Nosotros trabajamos con la gente de abajo, hacemos campaña lado a lado, compañero a compañero. Hemos logrado la conciencia del pueblo», enfatizó el diputado socialista Gustavo Torrico.

Los ‘masistas’ tenían listo, incluso, un slogan de campaña proselitista: «aquí mandan los de abajo, ‘mandamos obedeciendo’, como el Che (Guevara)».

El MAS se había anticipado al conformar, hace pocas semanas, un frente amplio de izquierda, al cual ya adhirió el alcalde progresista de La Paz, Juan del Granado y al que se sumarían en las próximas semanas los de las sureñas ciudades de Sucre y Potosí, Aidee Nava y René Joaquino, respectivamente.

En el incipiente lanzamiento de carrera electoral, las encuestas favorecen a Quiroga que en su calidad de vicepresidente completó entre agosto de 2001 y agosto de 2002, el mandato de Bánzer (1997-2001), y encabeza con 18% las preferencias electorales. Le sigue Doria Medina con 15% y Morales con 12%.

Morales parece la principal opción de esa izquierda indígena, campesina y originaria, que por primera en la historia de Bolivia sentó a aymaras, quechuas, guaraníes en el Congreso.

No obstante, el líder de los labriegos aymaras y andinos, Felipe Quispe, el «Mallku», duda en apoyarlo porque «Evo ha cometido pecados originales, al aliarse con Mesa», quien renunció a principios de junio en medio de una honda crisis política.

Es más, Quispe piensa habilitarse en las presidenciales si su partido, el Movimiento Indigenista Pachacuti, y organizaciones indígenas del occidente pobre de Bolivia «lo piden».

En el otro extremo del país, la oriental región de Santa Cruz, la más próspera del país, esgrimió un par de propuestas.

La primera es la de Vaca Díez, el titular del Congreso, que el 9 de junio pasado estuvo a punto de ascender a la primera magistratura de Bolivia como sucesor de Mesa.

«Yo siento la adhesión, las simpatías que hay en la región, siento también que Santa Cruz no solamente tiene el derecho sino la obligación de hacer presencia nacional», admitió Vaca Díez.

El poderoso mandamás del Legislativo habló incluso con acento de consumado candidato: «necesitamos combatir los problemas de la pobreza y el verdadero combate contra la pobreza es generando empleo y para generar empleo hay que generar inversión».

Santa Cruz, que presiona por dotarse de un régimen autonómico, «no puede desentenderse de los problemas de la pobreza de (la andina ciudad de) El Alto», proclamó.

Por otra parte, el senador trotskista Filemón Escóbar, insinuó la candidatura de Mesa, mientras el Movimiento Nacionalista Revolucionario, de derrocado Sánchez de Lozada, ponía en plataforma a otro oriundo de Santa Cruz, Juan Carlos Durán, ex presidente del Congreso (1993-97).

El zar boliviano del cemento y la comida rápida, Doria Medina, la opción de centro derecha más moderada, también «debe tenerse en cuenta para diciembre», dijo a la AFP uno de sus voceros.