Informan solo 9 artículos pueden subir

Informan solo 9 artículos pueden subir

POR LEONORA RAMÍREZ S.
Sólo nueve de los 159 productos que pagan el 16% del Impuesto a las Transferencias de Bienes Industrializados y Servicios (ITEBIS), tal como se estableció en la reforma fiscal que está vigente desde el primero de enero de este año, son  considerados de consumo masivo y pertenecen a la canasta familiar, explicó Juan Hernández, director de la Dirección General de Impuestos Internos (DGII).

Los demás, alrededor de 134, entran en el renglón de insumos para la agricultura y la industria gráfica, y tanto estos como los del grupo de alimentos están exentos del recargo cambiario.

Según sus explicaciones en el renglón alimenticio hay 24 productos gravados, entre estos langostas y bogavantes  para reproducción o cría industrial, camarones, langostino y derivados, cangrejos, arenque ahumado o filete, bacalao seco y salado sin ahumar, filetes de pescado congelado, queso en las variedades manchego,   gruyer y otras de igual calidad, y uvas.

“El ITEBIS tiene efecto en nueve productos y la gente habla de todos, esa es la manera más irrespetuosa de ofender la inteligencia del dominicano, sí están cargados con ese impuesto la salsa de tomate, el caldo sopa (sopitas), vinagre, sal de cocinar, pasta dental, fósforos, jabón y otros detergentes, los cuales se pueden considerar como productos de consumo masivo”.

En ese sentido, aclaró que aunque las pastas alimenticias se colaron por error en la modificación tributaria, la DGII consensuó con las asociaciones de productores de pastas para aclarar en un aviso público que esos productos no pagan ITEBIS.

“Porque no es la intención del gobierno gravar los productos de la canasta básica, que son las carnes y las pastas, por eso hablamos con dueños de supermercados y fabricantes y se hará un aviso público para poner la lista de artículos que serán gravados con ITEBIS”.

Desde el pasado lunes en diversos colmados y supermercados se empezaron a registrar cambios en los precios de artículos de primera necesidad, atribuidos a la ampliación de la base del ITEBIS, y de hecho Iván García, presidente de la Cámara Dominicana de Empresas Comerciales (CADECO), advirtió que no es el comercio el culpable de esas alzas, sino la reforma fiscal.

Refiriéndose en sentido general a esos incrementos Hernández consideró que hay empresarios que en esta coyuntura intentan “pescar en río revuelto”.

LOS TRIBUTOS SELECTIVOS

Para estar a tono con las exigencias del Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana (CAFTA-RD) el gobierno y los empresarios elaboraron un proyecto de reforma fiscal, considerada por algunos especialistas como compensatoria, para eliminar una serie de barreras arancelarias que contravienen los convenios de libre comercio.

De  tal suerte que la Ley 557-05 sobre la Reforma Fiscal establece varios impuestos selectivos a los secadores de pelo, las licuadoras, los vehículos y las bebidas alcohólicas y  los cigarrillos.

En ese sentido Hernández aclaró que, si otros electrodomésticos aumenten de precio, no es por causa de la modificación tributaria.

Durante su comparecencia en el programa Uno+Uno que transmite por Teleantillas el periodista Juan Bolívar Díaz, dijo que aunque los automóviles tienen un impuesto selectivo de un 17%, no necesariamente tienen que subir de precio.

“Si bien es cierto que la Ley establece  que la desgravación arancelaria va a ser efectiva a partir de la puesta en vigencia (CAFTA-RD), no es menos cierto que el 17% se aplicó  sobre la base de que ese acuerdo comenzaría el primero de enero, de manera que administrativamente se le va a buscar una solución a eso”.

EL PASO A LA MODERNIZACION

Una de las compensaciones que ofrece la reforma fiscal, por lo menos al sector agrícola, es que el ITEBIS que paguen en la Dirección General de Aduanas les será reembolsado, “porque con todo esto lo que se percibe es crear un mecanismo de transparencia en la comercialización de los productos que están exentos de ITEBIS”.

En ese contexto admitió que aún no se ha dotado a la administración tributaria del país del instrumento ideal para devolverles el dinero a los contribuyentes, pese a que existe un mecanismo de devolución desde 1992.

Eso no ha sido posible, de acuerdo con sus declaraciones, porque esos fondos están en la cuenta República Dominicana, que es la que usa el gobierno para satisfacer las infinitas necesidades de la nación, “y el gobierno nunca tiene dinero para devolver”.

Pese a esa situación tiene la esperanza de que los legisladores aprueben un proyecto de ley que les da autonomía presupuestaria a la DGII y a la DGA  para entregarles a los contribuyentes esas compensaciones.