Informalidad de aquí y de allá

Informalidad  de aquí y de allá

El Gobierno tendrá que diseñar políticas heroicas para lograr regular la parte informal de la economía. Y en el diseño de la solución, tendrá que manejar con precisión este concepto engañoso, que algunos ven solo en una parte del espectro socio económico. Informales son las empresas que operan sin los debidos registros y que no pagan impuestos. Informales son muchas operaciones que se hacen en empresas formales para evadir pago de impuestos.

Los perjuicios de la informalidad van desde lo económico, a través de la evasión de impuestos, hasta lo social al no garantizarle a los trabajadores prestaciones que les están cubiertas en las empresas formales. Pero, en muchas empresas formales los trabajadores figuran con dos salarios, uno que reciben como paga regular y otro más bajo que figura en las nóminas que presentan a la seguridad social con fines de evadir parte de su contribución. Esa es una de las informalidades de empresas formales.

Esta informalidad de doble cara es responsable en gran proporción de la marginación que afecta a miles de trabajadores, y ni hablar de los efectos negativos en cuanto a ingresos fiscales. El Gobierno tiene que hacer menos costosa y atractiva la formalización de una empresa, y tiene que actuar con tino para detectar las informalidades que cometen muchas empresas formales. Está obligado a hacerlo.

Padres irresponsables

El caso desgarrador en que tres hermanitos de 6, 8 y 9 años de edad murieron calcinados en Bonao al incendiarse su casa, en la que fueron dejados encerrados por su madre, obliga a llamar la atención de las autoridades y la sociedad sobre la frecuencia conque actos de irresponsabilidad paterna degeneran en hechos como este. La gravedad del suceso justifica el sometimiento judicial hecho por el Ministerio Público contra Sandra Reyes Acosta, la madre de las víctimas.

La irresponsabilidad de algunos padres es la causa de sucesos trágicos como este, pero también de violaciones y otros abusos de que son víctimas muchos niños cuyos padres, bajo cualquier pretexto, los dejan bajo el cuidado de parientes o vecinos. Es necesario que las autoridades apliquen lo que la ley indica en estos casos, para disuadir una práctica que tantos perjuicios ha causado en la niñez.