Incremento apagones desespera residentes en barrios

Incremento apagones desespera residentes en barrios

Los apagones continuaron castigando ayer a diversos sectores del Distrito Nacional y la provincia Santo Domingo, lo que provocó las quejas de dueños de colmados, carnicerías y salones de belleza.

En sectores como San Carlos, avenida México, Cristo Rey, Los Frailes 1 y 2, Villa Mella, Sabana Perdida, 25 de Febrero  y los ensanches Naco y Los Restauradores se denunciaron apagones de entre 18 y 22 horas.

En tanto, la Superintendencia de Electricidad informó a través de su página Web que por el bajo nivel de combustible estaban fuera de servicio las plantas Haina 1 y Los Minas V, mientras que la Cogentrix 11 estaba afectada por problemas mecánicos. No se especificó cuándo éstas entrarían en servicio.

Asimismo, estableció que la generación total rondaba los 1,133 megavatios y la demanda se estimaba en 1,758, lo que representa un déficit de 36%.

Además de los largos apagones ciudadanos consultados por Hoy afirmaron que la crisis del fin de semana llegó a niveles tan elevados que muchos inversores y las plantas eléctricas de emergencia agotaron su nivel de energía.

“En mi casa se fue el sábado en la mañana, llegó en la noche dos horas y más nunca  se ha visto luz”, afirmó Esthela Cabrera.

En tanto, amas de casas de la avenida 25 de febrero denunciaron que debido a  los apagones todos los productos comestibles que fueron comprados en la quincena, y que  requerían  refrigeración, se han dañado.

“Yo no voy a pagar apagones, no se concibe que uno, pagando una factura cara, sea sometido a esta tortura que representan los apagones”, aseguró Luis Mateo, un  herrero de unos 27 años.

Comerciantes al grito
La mayoría de los comerciantes y dueños de establecimientos comerciales advirtieron ayer que de las autoridades no buscar una salida se irían a la quiebra.

Señalaron que a pesar de las demandas de los clientes  por refrescos, cervezas, jugos y demás productos refrigerados los mismos no pueden ser vendidos, ya que en la mayoría de los casos siempre están calientes.

Wendy Vásquez, propietaria del salón que lleva su nombre, afirmó que debido a los apagones su negocio está a punto de irse a la quiebra, ya que desde el pasado sábado no recibe siquiera dos horas de energía eléctrica.

Dijo que ante la falta de recursos para comprar una planta ha tenido que valerse de vecinos que tienen inversores para, por lo menos, prender un secador y dar un servicio a media a clientes conocidos.