Incendio deja 11 muertos, miles damnificados Valparaíso, Chile

Incendio deja 11 muertos, miles damnificados Valparaíso, Chile

VALPARAÍSO. AFP. Al menos 11 personas murieron y otras 10,000 tuvieron que ser evacuadas en el puerto de Valparaíso, uno de los más importantes de Chile, donde el sábado se desató un voraz incendio que arrasó unas 1,000 viviendas y que aún mantenía algunos focos este domingo. «Es una tremenda tragedia, tal vez el peor incendio de la historia de Valparaíso», dijo la presidenta Michelle Bachelet al llegar el domingo al puerto ubicado a 120 kms al oeste de Santiago para coordinar la emergencia.

Debido a un «cruce de información», Carabineros corrigió la cifra de fallecidos a 11 víctimas en vez de 16 cómo informó anteriormente, aunque no descarta que el número de víctimas aumente ya que existen varias denuncias de personas desaparecidas, informó a la AFP el capitán Sergio Rodríguez. La mayoría son personas mayores que no lograron evacuar a tiempo. Hay además tres heridos graves y 500 leves, de acuerdo con la Oficina Nacional de Emergencias (Onemi), así como unas 1,000 viviendas destruidas, según Bachelet.

En Valparaíso, ciudad de unos 270,000 habitantes, se han habilitado cinco albergues, aunque muchos de los damnificados han ido a casas de familiares, según las autoridades.

Bachelet comprometió un bono para que los damnificados puedan comprar ropa de forma urgente, por la llegada de bajas temperaturas del otoño austral. Con la luz del día, los vecinos volvieron a sus casas para evaluar los daños, y en la mayoría de los casos, solo encontraron escombros. Mónica Vergara perdió todo salvo a sus cuatro hijos. Su casa estaba en el cerro La Cruz uno de los más afectados por el incendio

«Sentí una explosión desde bajo la tierra, la explosión levantó entera la casa, y un bombero nos evacuó. Lo perdí todo pero los hijos están vivos y es lo que importa», dijo abrumada a la AFP. En los cerros era intenso el humo y el olor a madera quemada. El fuego afectó a barrios muy pobres, instalados de forma precaria y a veces sin permiso en los cerros, donde las casas encaramadas son en su mayoría de madera y de lata.