Importante solución vial

Importante solución vial

La apertura al usuario del Tramo I de la Avenida de Circunvalación a Santo Domingo, constituye un aporte del Gobierno a la solución del incesante aumento del tránsito por la cantidad de vehículos en circulación, contribuyendo en esta etapa a agilizar la comunicación vial entre el muelle de Haina y el mercado del Cibao.

Para mí fue una grata sorpresa al observar la rapidez con que se ejecutó el trabajo por parte de las empresas contratistas, las cuales pusieron de su parte para finalizar antes del 27 de Febrero, aun cuando los paseos no fueron terminados con la calidad requerida y veremos muy pronto de cómo esa carpeta asfáltica comenzará a agrietarse, por lo cual debe mantenerse una observación muy puntual para evitar un deterioro acelerado de la vía. Debo confesar, desde mi punto de vista de ingeniero civil, que al ver el lento avance de los trabajos de la intersección de la Autopista 6 de Noviembre con la avenida, no se iba a realizar a tiempo por la forma tan poco programada y desordenada con que los contratistas iban trabajando, pero parece que hubo jalones de oreja y una rectificación para disfrutar de esa nueva vía que, para algunos es ya la comunicación Cibao-Sur.

El trazado de la avenida, con excepción del cruce con la carretera Sánchez, fue bien concebido; faltan los trabajos de adecuación del cauce del río Haina con la construcción de los muros de gaviones y canalización del lecho del río en la zona aguas arriba del nuevo puente, que tiene una panorámica muy atractiva para el viajero que se detiene en el paseo y puede contemplar la zona.

Como ya se ha dicho, todos esos terrenos atravesados por la vía, han adquirido de la noche a la mañana una tremenda plusvalía y hasta la languideciente zona franca industrial, que ahora solo se destaca la fábrica de cerveza de Ambev, resucitará y estimulará a otros empresarios a ubicarse en el área, ya que cuenta con buena comunicación, energía eléctrica y agua.

Lo que es necesario de inmediato es detener el proceso de arrabalización que ya se ha iniciado entre la vía y la parte suburbana de Los Alcarrizos, en terrenos que seguramente pertenecen al CEA, donde ya se han asentado decenas de personas construyendo rudimentarios bohíos de cinc viejo y madera de recortes. Como ya las elecciones se aproximan, dentro de pocos meses les trazarán las calles, les colocarán las líneas de electricidad y tuberías para agua potable, tal como ocurrió en los alrededores de Villa Altagracia hace ya unos cuantos años, cuando se amplió la autopista Duarte sacando su cruce por el pueblo.

La señalización no tiene nada que envidiarle a otros trabajos similares, como los realizados en las vías del Este y permite, primero desde la Duarte, un rápido acceso y por igual desde la 6 de Noviembre. Existe el cuello de botella para los que vienen por la circunvalación y desean retornar a Santo Domingo por la carretera Sánchez, tienen que cruzar la avenida de la Refinería en la doble línea amarilla, pero la solución exigiría un bucle o loop para tal maniobra; es muy importante tenerla en cuenta cuando comiencen a producirse accidentes de tránsito de vehículos que vienen de la Refinería de sur a norte y se tope con vehículos cruzando la línea amarilla desde el oeste hacia la capital. Y ya las quejas están sacudiendo al Ministerio MOPC por esa falta de previsión en el diseño.

La solución del cruce de la vía con la carretera a El Carril amerita un mejor estudio para acceder a esa vía secundaria pero de tránsito muy intenso por la gran población de la zona que es un acceso al Batey Bienvenido y al club de la Superintendencia de Seguros, a la Ciudad del Niño y entrar en los predios de Manoguayabo.

La vía también tiene comunicación con el hospital Vinicio Calventi, el de los Americanos y la zona franca de Los Alcarrizos, lo cual contribuirá a una mejor recuperación económica del Consejo Estatal del Azúcar dedicada a sus negocios inmobiliarios, lo que representa un gran negocio ya que no es solamente el tramo I, sino los demás que atraviesan terrenos que una vez fueron productores de caña o de pastos; ahora la mayoría han sido descuartizados en manos privadas sin beneficios para el Estado.