Importancia de una  higiene íntima adecuada durante  el proceso del climaterio

Importancia de una  higiene íntima adecuada durante  el proceso del climaterio

El climaterio es la  etapa de la mujer, después de los 50 años, que se caracteriza por la aparición de signos y síntomas asociados a una disminución en la producción de estrógenos, como consecuencia del agotamiento ovárico.

Es un período de involución acompañado de una serie de manifestaciones físicas y emocionales relacionadas con cambios biológicos y sociales.

Las  manifestaciones varían de una mujer a otra. Pues no todas  son iguales fisiológicamente, por lo que nunca se sabe cómo pueden reaccionar.

En esta etapa femenina, la higiene debe  prevalecer, sobre todo  la íntima, ya que debido a la falta de hormonas y a los cambios propios de la etapa, la piel de la vulva se torna más delgada, seca y susceptible a infecciones.

Algunas recomendaciones.   Evitar durante el día utilizar ropa muy ajustada y de materiales sintéticos, dormir sin ropa interior, lavar adecuadamente la ropa interior, es decir, asegurarse de no dejar residuos de jabón y preferir jabones suaves a los detergentes, orinar antes y después de tener una relación sexual para prevenir la cistitis (infección en la vejiga.

Es conveniente acudir al médico si aparecen molestias como comezón o flujo vaginal.

Técnicas de higiene íntima.  Es necesario lavarse las manos antes y después de ir al baño.

Para el aseo diario, es preferible utilizar   un champú diseñado específicamente para la limpieza de los genitales externos, que tengan un ph ácido, para hidratar y mantener equilibrada la piel.

La  higiene debe realizarse en forma suave sin fricción y con agua tibia. A medida de lo posible, evite utilizar esponjas para el baño intimo.

 Después de evacuar, la limpieza debe realizarse de adelante hacia atrás, con papel higiénico blanco y sin  perfumes.

Señales.  Los signos y síntomas del climaterio comienzan durante la  pre-menopausia, consecuencia del inicio de fluctuaciones en las concentraciones estrogénicas. Las más notables se relacionan con el ciclo menstrual, entre las cuales están los períodos menstruales irregulares, los trastornos en la termorregulación y vasodilatación, bochornos o encendimiento molesto del rostro, calores, sudoración nocturna.

Pero también aparecen otros síntomas, aunque no con frecuencia. Entre estos es posible mencionar: debilidad, fatiga, desmayo y vértigo.

Cambios metabólicos.  Algunos de los cambios que pueden observarse en esta etapa de la mujer: sequedad vaginal, problemas urinarios, incontinencia y urgencia urinaria, poliuria e infecciones urinarias, como la cistitis. enfermedades cardiovasculares no relacionados con la edad, diabetes, cáncer de mama y de endometrio e  insomnio, entre otros.

Emocional.  Algunas mujeres experimentan un cambio en irritabilidad y una declinación en la intensidad emocional sin que, por lo general, se vea alterada la satisfacción personal que afectan, en diversos grados las relaciones familiares e interpersonales de la mujer.  Se pueden ver cambios en la vida sexual, como disminución de la libido, dispareunia y anorgasmia.

Duración del proceso.  Algunos  especialistas aseguran que  este proceso puede durar varios meses e incluso años.

Durante este ciclo el tamaño del útero disminuye y el revestimiento de la vagina se adelgaza, además, se hace presente la resequedad vaginal por lo que las relaciones sexuales pueden tornarse dolorosas.

A veces, hasta muy pocos meses o a veces semanas antes de la retirada de las reglas, la mujer no tiene sintomatología alguna, con lo que al período premenopáusico casi no existe.

Pero puede darse el caso de que mujeres en las que la sintomatología empieza mucho antes, ya que  desde los 40 años empiezan a dar signos de preclimaterio.

Otras veces, esta variabilidad, tiene lugar en la postmenopausia, y las mujeres arrastran sus fenómenos ovarioprivos hasta los 60 años, mientras que en otras ocasiones, apenas cesada la regla, la mujer se equilibra y no tiene síntomas de climaterio de ninguna clase. Habrá, por tanto, que distinguir entre un climaterio precoz y un climaterio tardío.

¿Y en los hombres?   Aunque hay personas que piensas que esta etapa no puede ser alcanzada por los hombres, algunos expertos aseguran que existe el climaterio masculino o andropausia.

En el varón los síntomas son más difíciles de establecer. Aunque puede darse el caso de que  algunos hombres parecen no alcanzarlo jamás o cuando lo hacen se trata ya son muy ancianos.

 La única diferencia radical es que el hombre no pierde su fertilidad, en cambio la mujer sí.

Sexualidad

Hoy en día, la mujer, no por ser menopáusica se encuentra vieja. Con el aumento de la esperanza de vida, los cuidados estéticos y además de la pérdida de temor al embarazo, estas mujeres conservan intacto o casi intacto su deseo sexual.

Consecuencias

Aunque una cosa es el deseo y otra la capacidad sexual que como ya se dijo se ve disminuida por los cambios que se producen en la vagina, determinando una dispareunia o coitalgia de la que muchas mujeres se quejan  como síntoma fundamental.