Impacto deportivo

Impacto deportivo

Otro año de lamentos para el Licey

Cuando los Yanquis pierden, Nueva York se pone de luto. En menor escala, para mucha gente la temporada invernal terminó el viernes. De manera inexplicable, el Licey no pudo tener lanzadores ni relevistas de calidad durante toda la temporada.

Con un mínimo de pitcheo, y con jugadores del nivel de Hanley Ramírez, Juan Francisco, Erick Aybar y Ronny Paulino, entre otros, el Licey debio pasar sin problemas.

¿Cuál es el problema?

Dicen que hay problemas internos en el Licey, y que todo el mundo está por su lado. ¿Será cierto? Yo no sé. Ahora bien, cuando las cosas no marchan bien arriba, eso se refleja abajo.

¿Qué pasará ahora?

Mucha gente está pidiendo la cabeza de Fernando Ravelo. ¿Debe renunciar? En honor a la verdad, Ravelo ha tenido una carrera de éxitos con el Licey y nadie lo puede borrar. Ahora bien, últimamente, Ravelo no la ha pegado, y entonces, viene la pregunta, de si el propio Ravelo debería propiciar su propio cambio.

¿Cómo así? El puede pasar a otras funciones de vicepresidencia y que se busque a otro gerente, con filosofías nuevas y relaciones más vivas.

Yo no soy partidario de que se saquen de raíz a Ravelo. No, pero que se le ubique en otro puesto.

En todo equipo, cuando las cosas van mal, hay que hacer cambios en la gerencia, los managers y hasta en las presidencias. Eso no es nada del otro mundo. Lo que sí está claro es que los fanáticos de los Tigres no merecen ver a su equipo quedar eliminado, llegar en el último puesto.

¡Es una pena!

Sígueme en Twitter: @Elreydelaradio.