Impacto deportivo

Impacto deportivo

Cada cierto tiempo, el astro del béisbol Barry Bonds «mete la pata». Publicamos en HOY del pasado sábado una nota en la que Bonds decía que Boston era una ciudad racista y que nunca jugaría en ese equipo.

El reportero del Boston Globe le afirmó que las cosas han cambiado y que ese racismo al que se refería ya había sido superado.

Pero Bonds insistió: «No, todo sigue igual». Quien así se expresó es un jugador que sólo ha visto acción en un partido en Boston.

Eso ocurrió en el Juego de Estrellas de 1999, cuando por cierto, Pedro Martínez lo hizo lucir mal al poncharlo con tres pitcheos.

)Lo que dijo tiene fundamentos? Lo primero es que las estrellas del conjunto son gente de color o latinos, que es lo mismo para los fines que cita Barry Bonds.

Me refiero a Pedro Martínez, Manny Ramírez y David Ortiz.

Segundo, por requerimiento de las Grandes Ligas las oportunidades deben ser iguales.

Eso incluye que hasta a los dirigentes latinos hay que tomarlos en cuenta a la hora de disputar puestos para manager en Grandes Ligas.

No hay equipo que no tenga por lo menos un jugador de color de relevancia y ni hablar a la hora de comparar los salarios que se devengan.

El mismo afecto se siente desde los fanáticos, que le han dado la mayor cantidad de votos para el Juego de Estrellas a Alfonso Soriano.

Sentirse acosado por el racismo es un complejo que no le queda bien a Bonds, quien siempre ha sido resaltado y muy elogiado por todos.

De racismo pueden hablar los peloteros que vieron acción en las décadas del 40, 50 y 60. Ahora los jugadores de color son príncipes.

Las Grandes Ligas debería llamar a Bonds para que aporte pruebas de su denuncia. Es un tema delicado que no debe tomarse de relajo.

[b]Con Mondesí sí, con los Yanquis no[/b]

Leí en algún lugar que las Grandes Ligas estaban interesadas en averiguar bien lo relativo a la partida de Raúl Mondesí de los Piratas.

Lo primero es que Pittsburgh lo liberó, por los motivos que ellos argumenten. Luego Mondesí firmó con Anaheim y ahí no hay nada malo.

Las interpretaciones y apreciaciones no son prueba contundente para nada.

Ahora bien, se debería investigar cómo es eso de que los Yanquis, al enterarse de que Boston quiere a Carlos Beltrán, están «maniobrando» en contra.

Algo similar se comentó cuando Boston no pudo conseguir a Bartolo Colón desde Montreal. )Quién le marcha a George Steinbrenner?