Humala y García van a segunda vuelta

Humala y García van a segunda vuelta

LIMA, (AFP) – La campaña para la segunda vuelta de las elecciones presidenciales peruanas ya tiene a sus dos virtuales protagonistas en carrera: el nacionalista Ollanta Humala y el socialdemócrata Alan García, quien recibió este domingo un respaldo inusitado del escritor Mario Vargas Llosa, uno de sus peores crítico.

   Pese a que no hay resultados oficiales al 100% de los comicios del 9 de abril, Humala y García ya recorren el país y ya se retaron a debatir, en momentos que la conservadora Lourdes Flores sigue aferrada a las matemáticas con la esperanza de remontar la leve ventaja que le lleva García.

   El más reciente reporte del lento conteo electoral de los comicios del 9 de abril difundido al mediodía local sobre un 97,27% de los sufragios escrutados, confirmó a Humala como ganador de la primera vuelta con 30,75% de los votos.

   García marchaba segundo con 24,33% y Flores le pisaba los talones con 23,62%. La ventaja es de 85.543 votos (+0,71%), pero falta procesar medio millón de votos que se reparten entre 20 candidatos. Hace 12 días la ventaja era de 120.000 votos.

   Las autoridades electorales estiman que al bordear el 99% de los votos se podrá considerar como irreversible la ventaja de García, que ha sido estable en la última semana. Esta situación se podría alcanzar el martes próximo.

   Flores ha insistido las últimas horas en que esperará hasta el último voto del conteo para aceptar su derrota. El sábado circuló el rumor de que arrojaría la toalla antes del final del conteo oficial.

   Los resultados totales se conocerían a inicios de la próxima semana y el balotaje se realizaría el 28 de mayo o el 4 de junio, según las autoridades electorales. El voto es obligatorio en Perú, que tiene más de 16 millones de electores.

   Pero con Flores encerrada en su cuartel general, el espacio ya es ocupado por Humala y García, quienes ya han empezado a mostrar algunas cartas de la campaña de cara al balotaje.

   Humala, de 43 años, se presenta como el paladín de la lucha contra la corrupción, un flanco débil de García, cuyo gobierno de 1985 a 1990, es percibido como uno de los más corruptos de la historia peruana.

   El ex militar se presenta como candidato ‘antisistema’ y ha resucitado una estrategia frontal en la cual toda la clase política y dirigencial (banqueros, empresarios) está contra él.

   García, de 56 años, ha bosquejado hasta ahora una estrategia que por momentos apunta a la polarización entre democracia y autoritarismo, tratando de presentar a Humala como intolerante y una amenaza para la estabilidad del país.

   Pero la gestión presidencial del socialdemócrata entre 1985 y 1990 es una dura piedra en su zapato: durante su gobierno la economía colapsó -la inflación superó el 7,500% en su último año en el poder- y el país estaba en llamas por el apogeo de la cruenta guerrilla maoísta de Sendero Luminoso.

   A pesar de todo, García recibió el domingo el apoyo del escritor Mario Vargas Llosa, quien instó a los peruanos a respaldarlo en la segunda vuelta.

   Vargas Llosa reclamó que el candidato socialdemócrata y la derechista Lourdes Flores se unan en la segunda vuelta para evitar el triunfo de Humala pues, según él, sería una «catástrofe».

   «Para que el Perú no se hunda una vez más en la ciénaga del autoritarismo militarista que representa Ollanta Humala, no hay otro camino que una alianza inmediata», afirma Vargas Llosa en un artículo de opinión titulado «Razones para una alianza» que publican el diario español El País y el peruano El Comercio.

   «Si las fuerzas políticas que representan García y Flores no se unen, cualquiera de ellos que quede finalista será derrotado por el militar que reivindica como mentores y modelos al comandante venezolano Hugo Chávez y al desaparecido dictador del Perú, general Juan Velasco Alvarado», advierte Vargas Llosa.