Hospital presenta deterioro

Hospital presenta deterioro

POR NARCISO PEREZ
SANTIAGO.-
El Hospital Regional Universitario José María Cabral y Báez, el centro asistencial estatal más grande del Cibao, solo tiene funcionando uno de sus tres ascensores, los baños de la morgue y la segunda planta están inservibles y la emergencia se inunda cuando se producen fuertes lluvias en esta ciudad.

Pero los problemas del Cabral y Báez no terminan ahí, sino que cientos de pacientes internos tienen que disponer de sus precarios recursos económicos o donaciones para costearse las medicinas que necesitan para recuperar la salud.

En una breve visita al Cabral y Báez, reporteros de este diario comprobaron que la queja generalizada de los pacientes internos es por la falta de medicamentos en el hospital.

Ayer tarde Juan Peña, ya dado de alta, declaró que durante siete días tuvo que gastar 8 mil 600 pesos en medicamentos. «Aquí ni jeringas muchas veces tienen para inyectar a uno», señaló Peña.

Mientras que Dolores Ureña, quien tiene una hermana interna, señaló que la familia tuvo que vender dos cerdos que estaba criando para poder cubrir los gastos de medicinas de su pariente.

«En cuanto a las atenciones médicas no tenemos quejas, el asunto es que aquí nunca aparecen las medicinas que recetan los galenos», dijo la señora Ureña.

Los baños del sótano, donde funciona la morgue, están en completo estado de abandono e inservibles, al igual que los de la segunda planta.

De los tres ascensores solo uno está en servicio.

En ocasiones los usuarios del ascensor discuten por su uso.

La dirección del hospital Cabral y Báez no ha informado cuándo habilitarán los otros dos elevadores.

El hospital está sometido a reparaciones físicas, ya que cuando el terremoto del 2003 sufrió algunos daños en parte de sus estructuras.

En el consejo de Gobierno realizado el pasado lunes en el Palacio Nacional, se aprobó la reconstrucción de 17 hospitales públicos, entre ellos el José María Cabral y Báez y el infantil Arturo Grullón, de aquí, pero se desconoce cuándo serán iniciados los trabajos.