Hombre intentó asesinar al Papa salió libre

Hombre intentó asesinar al Papa salió libre

ESTAMBUL, Ene 12 (AFP) –  El ex militante ultranacionalista turco Mehmet Alí Agca, que trató de asesinar al Papa Juan Pablo II en 1981, salió libre este jueves de la cárcel de Estambul, casi 25 años después de su detención, pero los motivos que le llevaron a cometer ese acto siguen siendo un misterio.

   Sus declaraciones, muchas veces delirantes, no han contribuido a despejar este enigma, haciendo planear dudas sobre su presunta locura o dando a pensar que es un hábil simulador capaz de confundir a los investigadores.

   Agca fue condenado a muerte en rebeldía por la justicia turca en 1980 por el asesinato en 1979 de un periodista turco, pero este militante ultranacionalista vio su pena conmutada a 10 años de prisión en 1991, cuando estaba detenido en Italia.

   Pero Agca pasará sobre todo a la historia por ser el hombre que quiso asesinar al papa polaco Juan Pablo II el 13 de mayo de 1981 en la plaza de San Pedro, en Roma.

   El Papa resultó gravemente herido de los tres balazos que Agca le disparó, pero durante su hospitalización Juan Pablo II lo perdonó. En diciembre de 1983 el Sumo Pontífice visitó a Agca en la prisión donde estaba recluido.

   Meses después del intento de magnicidio, el extremista fue condenado a cadena perpetua y encarcelado primero en Roma y después en Ancona (noreste de Italia).

   En junio de 2000 el presidente italiano, Carlo Azeglio Ciampi, concedió la gracia a Agca y éste fue extraditado a Turquía, después de 19 años en las prisiones italianas.

   Tras la muerte de Juan Pablo II en abril de 2005, el turco pidió a las autoridades de su país que le permitieran asistir a los funerales del que consideró como su «hermano espiritual».

   Nacido el 9 de enero de 1958 en el seno de una familia sumamente pobre de Hekimhan, en la provincia de Malatya (este de Turquía), Alí Agca estudió Economía en la Universidad de Estambul, donde comenzó a vincularse con la extrema derecha nacionalista.

   El 25 de junio de 1979 fue detenido por la policía turca y reivindicó el asesinato de Abdi Ipecki, jefe de redacción del diario Milliyet.

   Mientras se iniciaba el proceso, Agca escapó de prisión el 25 de noviembre del mismo año. Desde el momento en que logró fugarse, afirmó que su único objetivo era «matar al cruzado Juan Pablo II».

   El turco, que logró escapar de su país, fue condenado en rebeldía y se convirtió en uno de los hombres más buscados de Turquía. El mismo se definió en la época como un «terrorista independiente».