Hipólito reinvidicó a Euclides Gutiérrez

Hipólito reinvidicó a Euclides Gutiérrez

Como estudioso de la personalidad y las características del régimen tiránico y oprobioso que encabezó Rafael Leonidas Trujillo Molina, el historiador Euclides Gutiérrez Félix se puede dar el lujo, y ciertamente se lo ha dado, de resaltar las bondades del sátrapa de San Cristóbal, pero no el candidato presidencial Hipólito Mejía, cuyo partido, el Revolucionario Dominicano (PRD), se fundó en el exilio para combatir el trujillismo.

Fue realmente una referencia desafortunada e innecesaria la de Hipólito, pero en su beneficio se puede decir que la situación de inseguridad y violencia que afecta a la sociedad dominicana no tiene precedentes y que el líder político que encabeza las encuestas tampoco escapa a ese estado de desesperación.

Hipólito Mejía estructural e ideológicamente es un autócrata, un hombre que cree en la ley y el orden aplicada con mano dura, algo que muchos sectores nacionales están demandando, pero con su inadecuado pronunciamiento ha herido los sentimientos de grupos patrióticos y revolucionarios que tienen un gran peso en el país.

Enajenarse el apoyo electoral de esas corrientes no tiene sentido y por eso Hipólito cometió un grave error, fundamentalmente en el seno de la clase media intelectual, porque la gente de abajo que son la mayoría, hasta lo ven con agrado.

La vieja tesis de Euclides Gutiérrez Félix (El último intelectual político) sobre las cosas positivas de Trujillo fue reinvidicada por Hipólito, pero resulta que el primero, un sólido intelectual y dirigente político, no es candidato presidencial como lo es el segundo, aunque consideramos que no hay que rasgarse las vestiduras porque el guapo de Gurabo gobernó democráticamente en el periodo 2000-2004, y eso es lo que cuenta para los fines de la historia y del porvenir.