Hípica por Dentro. “LA CALIDAD Y CERTEZA DEL CABALLO ARABE”

Hípica por Dentro. “LA CALIDAD Y CERTEZA DEL CABALLO ARABE”

(1 de 6)
La producción del caballo árabe de la raza “noble” y “pura”, fue objeto de estricto control. Testigos árabes debían asegurarse de la calidad y certeza de los reproductores empleados, y reproducidos en nacimientos daban fe del origen de la cría en un acto formal que implicaba total garantía. La genealogía de cada animal era cuidadosamente retenida y transmitida de generación en generación. Las costumbres expuestas, muy anterior a “MAHOMA”, contribuyeron a la continuidad de la raza árabe.
Cabe agregar que el caballo “puro” y “noble”, solo era utilizado para cabalgar y participar de las constantes carreras que se organizaban en las tribus o entre representantes de ellas. Como en lo referente a genealogía, los triunfos de los caballos destacados eran igualmente de generación en generación. Mahoma, profundo conocedor del pueblo árabe confirió al caballo.