Hermosos detalles decorativos
en capillas catedralicias

Hermosos detalles decorativos<BR>en capillas catedralicias

POR  SEGUNDO ANTONIO VÁSQUEZ
En el lateral sur de la Catedral Primada de América hay otras capillas cuyas formaciones tienen singulares decoraciones.

  La primera, situada en la cabecera de la nave sur, tiene un precioso retablo de caoba policromado en oro con columnas laterales dóricas de cuerpo redondo retorcido; adosada en cada lado hay una pilastra cuyo cuerpo rectangular ahuecado tiene un decorado de curvas, hojas y torceletes.

  En el centro está la imagen de Nuestra Señora de La Antigua, que es la primera pintura de representación iconográfica sagrada que se conserva hoy en América. Su cabeza tiene montada una corona y en cada lado, un angelito. Más arriba, en su tope, hay un tragaluz con paredes de arco trilobulado.

  El margen sur lo inicia la Capilla de Rodrigo de Bastidas, de estilo renacentista, cubierta por una cúpula reticulada sobre ocho nervaduras formando triángulos curvilíneos con un anillo en forma de conchas. Allí se ven los torceletes góticos de piedra y  en el centro, esculpida, hay una inscripción.

  En el muro central hay un arco cuyo cuerpo tiene molduras formando flores y en cada lado hay una columnita gótica cuyo cuerpo tiene tres partes gruesas y finas, divididas por un bordeado redondo  decorado con molduras, unas  formando paños ensartados en una argolla y otras estriadas.

  El medio encierra un tallado en piedra con un grueso altorrelieve de  San Juan bautizando a Jesús. Debajo, a la izquierda, hay un león en mármol, y delante, con el mismo material, la escultura del obispo acostado en el mausoleo.

 Al lado está la Capilla del Bautismo, cubierta por una bóveda con  gruesas nervaduras radiales de cuatro molduras cruzadas  entre sí, que presentan rombos divididos por círculos, rematados con sobresalientes adornos que parten  de los ángulos esquineros. Cada uno tiene -en su inicio- una calavera tallada en piedra.

  Al centro del oratorio está la pila bautismal, cuyo cuerpo es de mármol blanco. En los laterales los muros tienen colocados zócalos de azulejos.

  Luego la Capilla de San Pedro está cubierta con una bóveda  de medio cañón separada en dos tramos por un arco de piedra.

  Al centro hay una ventana-tragaluz enrejada, cuyos cristales de color amarillo,  presentan al centro otros transparentes formando una cruz. Abajo están las lápidas de mármol blanco con los nombres de los arzobispos de Santo Domingo.

  Después, en  la Capilla de San Francisco de Paula, se observa  un techo dividido por un arco con cubiertas distintas. La parte sur, el ábside, es una bóveda nervada adornada con el relieve de báculo y mitra. Y la norte es solo una cúpula de cañón.

  Entre las dos ventanas de su pared sur está el retablo dorado y policromado. Su nicho central labrado también en caoba con pan de oro tiene dos columnas dóricas cuyo cuerpo presenta lindos altorrelieves de rosetas, cálices y líneas curvadas donde se destaca la imagen del santo.

  Y la Capilla de Jesús en la Columna está cubierta por una bóveda de cañón en la parte más próxima a la nave, separada por un arco de piedra que presenta otra cúpula de cañón    cilíndrica. Al medio hay una retablo tallado de caoba,  policromado en oro, con un centro muy ancho donde se aprecia  la imagen del Redentor amarrado en la pilastra.