Hay que hacer cumplir la regla

Hay que hacer cumplir la regla

El Gobierno dispuso mediante decreto la centralización de las compras de fármacos para los hospitales y programas sociales oficiales. Esa disposición dejó en manos del Programa de Medicamentos Esenciales (Promese-Cal) la licitación y compra de medicinas y de abastecer a los centros de salud propiedad del Estado. Sin embargo, esta medida, que propicia transparencia y ahorro en beneficio del país y de los pacientes, es violada por varias instancias oficiales.

La directora de Promese-Cal, doctora Elena Fernández, y ejecutivos del organismo que le acompañaron ayer en el almuerzo semanal del Grupo de Comunicación Corripio, explicaron que entre los violadores del decreto están el IDSS, los hospitales de las Fuerzas Armadas y  la Policía Nacional, así como el Despacho de la Primera Dama. Debido a esa situación, Promese apenas compra un 33% de las fórmulas que requiere el sector oficial.

Esta violación se produce a pesar de que Promese-Cal, al hacer compras voluminosas por licitación, logra ahorros considerables para el país, que se traducen en abaratamiento de los medicamentos genéricos. Desde el primero de este mes, el organismo aplica reducciones de precio de un  30% a   81 medicamentos que se venden en las Farmacias del Pueblo. Hay que hacer que todos cumplan las reglas, para bien del país.

Las calamidades de las mipymes

Las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) están sometidas a fuertes presiones que dificultan su subsistencia. Impuestos, altos costos operacionales, dificultad de acceso al crédito y otros factores empujan a la quiebra a muchas de estas empresas. El mismo ambiente hostil hace que algunas pasen al sector informal, desapareciendo como razones sociales formales, lo que perjudica programas  como la seguridad social y disminuye significativamente los  ingresos fiscales.

La  Confederación Dominicana de la Pequeña y Mediana Empresa (Codopyme) incluye el mal suministro de electricidad entre los factores que acosan a las mipymes. Es necesario redefinir los criterios conque el Estado dice proteger a este sector tan importante de la economía. Sin duda hay que mejorar el acceso de esas empresas al nicho de mercado que representan las compras públicas de bienes y servicios.