Hanley está listo para todo; Aprende a jugar una nueva posición

Hanley está listo para todo; Aprende a jugar una nueva posición

fort myers, FLORIDA
Por segunda oportunidad en igual cantidad de temporadas, los Medias Rojas de Boston le piden al dominicano Hanley Ramírez que cambie de posición.
Luego de una carrera completa como torpedero, el año pasado Ramírez se movió al jardín izquierdo para su primera campaña de un contrato de cuatro años que firmó con la organización de la División Este de la Liga Americana.
Los resultados no fueron nada buenos y Ramírez tuvo, en términos defensivos, un año de fracasos.
Un año después se produce un nuevo cambio de posición, ahora a la primera base.
¿Cómo se siente Ramírez con eso?
“Mentalmente positivo, es lo más importante gracias a Dios. Seguir trabajando y poniendo el trabajo temprano y preparándome para la temporada, eso es lo que tengo que hacer”, dijo Ramírez al conversar con redactores de Hoy luego de una sesión de entrenamientos a las 8 de la mañana en el Jet Blue Park de esta ciudad, casa de los Medias Rojas en la primavera.
Ramírez se considera un hombre de batalla y no le preocupa el hecho de que tenga que poner un trabajo extra para tener mejor desempeño.
“Gracias a Dios tengo la oportunidad de ser dominicano y no ponemos nada negativo en la mente. Somos guerreros, hacemos lo que nos dicen que hagamos y me siento contento de volver al infield”, agregó el hombre de trenzas largas y algunas canas tanto en el pelo como en su barba.
Con 31 años de edad, Ramírez ya no piensa en metas personales sino que anhela lo más preciado para cualquier jugador: una corona.
“Busco un campeonato, las cosas personales están en el pasado. Uno lo que quiere es campeonatos y más este año que es la última temporada de mi hermano David Ortiz”, agregó el hombre que bateó para .291, con 19 jonrones y 53 remolcadas, pero que se vio limitado a 105 partidos por problemas de salud.
Sobre David. Ramírez firmó con los Medias Rojas, entre otras cosas, por su deseo de jugar con David Ortiz.
Ortiz anunció su retiro para después de la temporada del 2016 y Ramírez se siente comprometido con ayudar a darle una gran despedida a su compatriota, a quien reconoce como un gran pelotero.
“Por David fue una de las cosas que quise venir a Boston, un equipo que lo siguen mucho en Dominicana. Cuando supe que podía venir aquí y también estar con David, eso me hizo sentir bien”, indicó.
No hace caso a críticas. Su mal desempeño en el plano defensivo fue motivo de intensas críticas contra Ramírez. Pero esto es algo que no mortifica al excampo corto.
Todo lo contrario, esto le sirve como motivación extra para trabajar cada vez más duro.
Además, dice Ramírez, estaba consciente de las reacciones que obtendría en la ciudad de Boston dependiendo de los resultados que tuviera tanto con el guante como con el bate.
“Cuando las cosas empiezan negativas, la gente critica, pero tengo mi mente fuerte y mi familia está conmigo. Siempre llego al estadio a trabajar duro y no puedo controlar eso (las críticas). Me concentro en trabajar duro y hacer la labor”, agregó.
Ramírez tiene 11 años de experiencia en las mayores, jugando para los Marlins de Miami, Dodgers de Los Angeles y Medias Rojas de Boston.
Los Medias Rojas, precisamente, fue la organización que lo convirtió en pelotero profesional a los 16 años en la República Dominicana.
En el 2009 tuvo la que ha sido, hasta la fecha, su mejor temporada en las mayores, cuando bateó para .342, para ganar el título de bateo de la Liga Nacional.
También agregó 24 cuadrangulares y remolcó 106 carreras, además de registrar un porcentaje de llegar a base de .410, en 151 partidos jugados.