Haitianos aún sobreviven en refugios

Haitianos aún sobreviven en refugios

PUERTO PRINCIPE
AP.
Una noche reciente en Carrefour —una barriada densamente poblada de calles retorcidas en las afueras de la capital haitiana—, una banda de ladrones rodeó la vivienda de Roseline Sylvain y abrió un tajo en el plástico que hace de pared.

Los hombres se llevaron una lámpara. No era de gran valor, pero constituyó una pérdida importante para Sylvain y su familia. Ella está furiosa con los ladrones, pero lo que más la frustra es que no tiene paredes reales siete meses después de haberse instalado en lo que grupos de asistencia describen como refugios temporales para las víctimas del terremoto del año pasado.   La suya es una de cientos de estructuras con marcos de madera y techos de acero o plywood que agrupaciones extranjeras erigieron para ayudar a las personas que se quedaron sin techo en el terremoto de enero del 2010.

Eran supuestamente una alternativa mejor que las tiendas de campaña que afloraron inicialmente para alojar a las víctimas.  

Al estancarse los esfuerzos por reconstruir el país, decenas de miles de sobrevivientes se están resignando a permanecer largas temporadas en refugios endebles que no podrían resistir tormentas.   “Es como estar de vuelta en carpas”, afirmó Sylvain, de 28 años, aludiendo a la habitación que ella, su esposo y dos hijos alquilan por 63 dólares cada seis meses.

“El agua que cae de las colinas cuando llueve se mete en la casa”, dice.

Inconvenientes

Los haitianos que necesitan viviendas no las tienen por una serie de factores, incluida la incapacidad del gobierno para conseguir tierras y limpiar los escombros.

El presidente Michel Martelly, quien asumió el 14 de mayo, dijo que su gobierno se propone construir 400 viviendas en los primeros 100 días de gobierno, promesa que difícilmente pueda cumplir en vista de que la legislatura todavía no aprobó su gabinete.